Desde mi perspectiva: “No será fácil… tienen que extender el brazo, tomar el testigo y seguir corriendo"

Fátima Askira es una joven líder nigeriana, activista y promotora de la paz nacida y criada en el epicentro de la insurgencia de Boko Haram. Como fundadora de la Iniciativa de Desarrollo de las Mujeres de Borno (Nigeria), empodera a las mujeres y las niñas para que promuevan la paz en las comunidades afectadas por el extremismo violento.

Fecha: martes, 20 de octubre de 2020

Fatima Askira. Photo: BOWDI
Fatima Askira. Foto: BOWDI
Quote

Como todas y todos los que vivimos en Maiduguri, en el noreste de Nigeria, mi vida cambió cuando Boko Haram, un violento grupo yihadista, inició una rebelión armada contra el Gobierno de Nigeria en los años 90.

Acababa de terminar la universidad, en 2012, cuando se intensificaron los ataques y empezaron a expulsar a las personas de sus hogares. Siempre hemos sido una sociedad pacífica, y me han afectado profundamente las historias que he oído. Viajé a donde se refugiaban las familias en portales o edificios gubernamentales, y las historias que me contaban eran desgarradoras. Estas mujeres habían salido corriendo con lo que llevaban puesto para salvar sus vidas. Estar correctamente vestidas es muy importante para las mujeres en nuestra cultura, así que empecé a recolectar y distribuir ropa.

Después que empecé, no pude parar. Al principio lo único que hice fue cubrir necesidades inmediatas, cómo encontrar refugio para una mujer o alimentos para una familia. Con el tiempo pasé a programas de asistencia más formales, y en 2014 organicé la Iniciativa de Desarrollo de las Mujeres de Borno, una ONG que representa y ayuda a las mujeres y las jóvenes afectadas por conflictos. Desde entonces, nuestro personal ha llegado a tener más de 150 personas.

En este momento nos encontramos en una fase más estable de la insurgencia. He cambiado mi enfoque a fin de empoderar a las mujeres para que se hagan participantes activas en el proceso de consolidación de la paz. Cuando se me pide que participe en alguna política o intervención de consolidación de la paz, pregunto: "¿Dónde están las mujeres?" A pesar de que somos profundamente afectadas por el extremismo violento, nuestras voces y experiencias rara vez se escuchan.

Nuestra labor de rehabilitación y reintegración es vital para este proceso. Muchas de las mujeres con las que trabajamos han sido secuestradas por la fuerza o retenidas como rehenes. Otras han pasado voluntariamente del lado de los rebeldes y creen que están participando en una causa justa. Para muchas es difícil irse, pues el estigma que enfrentan cuando regresan a sus comunidades es real.

Estoy tratando de crear un espacio donde las mujeres puedan expresar sus temores y reservas. Tenemos que entender y escuchar a todas estas mujeres en cuanto personas que han sufrido violencia y trauma.

Este trabajo es duro y agotador. Como mujer, siempre me critican por ser demasiado activa y demasiado visible, o bien me dicen que no debería viajar sola ni hacer demasiado ruido. He recibido amenazas en las redes sociales, en que me dicen que lo que estoy haciendo es socavar los valores tradicionales.

Sin embargo, cuando estoy concentrada en el trabajo, puedo bloquear el estereotipo y las maneras inapropiadas como se refieren a mí. Muchas mujeres más jóvenes me han dicho que les sirvo de inspiración, así que cuando estoy cansada o desmoralizada, me digo que tengo que seguir adelante para poder pasarles el testigo. Ellas tienen el poder de cambiar el futuro de las mujeres en Nigeria. Quiero decirles que no será fácil, pero tienen que extender el brazo, tomar el testigo y seguir corriendo".


ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas

Fátima Askira es la fundadora de la Iniciativa de Desarrollo de las Mujeres de Borno (Nigeria), una organización que diseña y ejecuta programas de formación y empoderamiento para las mujeres afectadas por la insurgencia de Boko Haram. ONU Mujeres habló con Askira en ocasión del vigésimo aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que sigue dando forma a la agenda de mujeres, paz y seguridad a fin de incluir a las mujeres y el análisis de género en todos los aspectos de la prevención de conflictos, la paz y la reconstrucción. Las líderes en favor de la paz están ganando y ejerciendo el poder de toma de decisiones, lo que es fundamental para esta agenda.