Desde mi perspectiva: “Hay cosas para las que la vida no te prepara”

Rosarged López González, 31, fue educada como docente de ciencias naturales en su tierra natal de Venezuela. Con su esposo y su hija de 8 años, decidió irse del país por la situación social y económica que se vive, radicándose en la ciudad de Cartagena, Colombia en marzo de 2018.

Fecha: martes, 16 de julio de 2019

Rosarged López González volunteers with the Venezuelan organization Un Solo Pueblo, which provides information and support to Venezuelan migrants in Cartagena, Colombia. Photo: UN Women/Tico Angulo
Rosarged López González es voluntaria de la organización venezolana Un Solo Pueblo, que brinda información y apoyo a migrantes en Cartagena, Colombia. Foto: ONU Mujeres Colombia/Tico Angulo.

Quote

Llegamos a Cartagena con 10.000 pesos en el bolsillo y las pocas cosas con las que pudimos cargar… Llegué aquí con una condición médica preexistente, un tratamiento de la tiroides, que por la falta de recursos y conocimientos debí suspender.

A finales de abril, una señora que tenía una venta de fritos me planteó esa opción. Jamás y nunca lo había hecho. Me dolían mucho mis brazos, las manos. … Yo no era una mujer de continua permanencia en la cocina en Venezuela; por eso ajustarme a esa nueva realidad me pegó mucho. Un día, mi hermana me hizo unas galletas de avena y pasas para vender. Recuerdo que saliendo de la casa con eso no aguantaba las lágrimas, yo decía: ‘¡Dios mío, yo no vine a esto!’. Después de intentar varias formas de trabajo informal quedé desempleada por largo tiempo.

Hay cosas para las que la vida no te prepara.

Pero fueron esos momentos, cuando vi las necesidades … y conocí las historias de muchas mujeres que han tenido que recurrir a diversas formas de sobrevivencia, entre ellas la prostitución, para poder enviar dinero a sus familias. ... Son jóvenes que en algunos casos terminaron sus carreras profesionales a quienes la necesidad de sobrevivir y la desesperación por no conseguir un empleo les ha llevado a caer muchas veces en ciclos de violencia y victimización.

Todas esas historias despertaron en mí una enorme necesidad por aprender y ayudar. Me acerqué a una organización para informarme, y empezar así a involucrarme en el activismo. Hoy en día hago parte de una fundación a través de la cuál acompañamos y brindamos a las mujeres migrantes información y asesoría sobre sus derechos y el acceso a la atención en salud. Aquí les contamos y acompañamos para que activen los diversos programas, rutas y accesos que tanto la institucionalidad como la cooperación ponen a su servicio para ayudar hacer más fácil la transición en este nuevo contexto.

Un día en mi vida no es fácil, pero me encanta trabajar por las demás personas. Esta situación me ha demostrado el importante papel que tenemos las mujeres [desplazadas]. La misma incertidumbre nos lleva a echar para adelante y sortear los obstáculos para lograr lo que nos proponemos. He pasado necesidad, he vivido y visto de cerca lo que es ser una mujer migrante. Y por eso, me encantaría seguir trabajando por los derechos de las mujeres migrantes.”



ODS 3: Salud y bienestar
ODS 10: Reducción de las desigualdades

Rosarged López González actualmente se encuentra formalmente empleada como docente de cuarto grado en el colegio Maria Montessori. Hace parte de la Fundación Un Solo Pueblo, la única organización de personas provenientes de Venezuela en Cartagena, participando en el grupo de mujeres líderes venezolanas que se reúnen activamente con mujeres líderes colombianas en los espacios de diálogo promovidos por ONU Mujeres en el marco del proyecto financiado por USAID. Su trabajo tiene relación con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 3 sobre salud y bienestar, que incluye una meta para garantizar el acceso universal a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluso en información y educación; y el ODS 10, que busca reducir las desigualdades, con metas para facilitar la migración y la movilidad ordenada.