Mi visión, tu visión: Luchar por justicia e igualdad de género en Liberia

En esta nueva serie intergeneracional de la campaña Generación Igualdad, las personas jóvenes lideran el curso de las conversaciones. Gwendolyn Myers, activista libanesa por la paz de 29 años de edad, conversa con Abla Gadegbeku William, veterana activista de 59 años que lleva más de dos décadas luchando por los derechos de las mujeres y las niñas.

Fecha: martes, 25 de febrero de 2020

Gwendolyn Myers, fundadora y directora ejecutiva de Mensajeros de la Paz de Liberia, entrevista a Abla Gadegbeku William. Fotografía: ONU Mujeres
Gwendolyn Myers, fundadora y directora ejecutiva de Mensajeros de la Paz de Liberia, entrevista a Abla Gadegbeku William. Fotografía: ONU Mujeres

Gwendolyn Myers, libanesa de 29 años de edad, considera que la Plataforma de Acción de Beijing es una oportunidad para avanzar en pos de la igualdad de género. Para ella, la Declaración de Beijing, que se adoptó cuando Gwendolyn tenía apenas cuatro años, pone de manifiesto la legitimidad de los derechos de las mujeres y de los compromisos de los Estados Miembros que los defienden.

Myers cree que, pese a los avances logrados, aún queda mucho por hacer. “La sociedad aún debe comprender qué significa la Declaración”, afirma. “Las mujeres y las niñas deben empoderarse”.

Según Myers, que las mujeres ocupen puestos de liderazgo y derriben con ello estereotipos arraigados ha sido el cambio más notable. “Gracias a estas plataformas, podemos exigir cuentas de las personas y alzar nuestras voces. Hemos visto cómo las mujeres ascienden a cargos de liderazgo”, afirma.

“Aún quedan muchos obstáculos para las mujeres, muchos problemas, pero las mujeres jóvenes están haciendo todo lo posible para eliminarlos”.

Ellen Johnson Sirleaf, quien presidió Liberia entre 2006 y 2018, fue la primera Jefa de Estado elegida democráticamente en el continente africano.

Myers afirma que la mayor preocupación es la necesidad de crear conciencia y participación para empoderar a las mujeres y las niñas. Cree que la plena inclusión es fundamental para lograr el desarrollo sostenible.

Myers sigue los pasos de las veteranas activistas como Abla Gadegbeku William, quien aboga por la paz y la igualdad de género desde hace más de veinte años.

Abla Gadegbeku William conversa con Gwendolyn Myers sobre los derechos y el empoderamiento de las mujeres en Liberia. Fotografía: ONU Mujeres
Abla Gadegbeku William conversa con Gwendolyn Myers sobre los derechos y el empoderamiento de las mujeres en Liberia. Fotografía: ONU Mujeres

¿Cuándo y por qué te volviste activista?

Abla Gadegbeku William: Durante el conflicto civil libanés, que comenzó en 1980 y finalizó en 1990, muchas mujeres sufrieron abusos, violaciones, negación de sus derechos y falta de acceso a servicios de salud. Las mujeres libanesas necesitaban tener una voz, pero no contábamos con exposición de lo que ocurría a escala mundial. Necesitábamos contar con el apoyo de mujeres de otros países para que nos ayudaran a alzar la voz. La Plataforma de Acción de Beijing nos brindó una hoja de ruta en pos de la igualdad de género; en 1995 formamos una asociación de mujeres abogadas en defensa de los derechos de las mujeres, las niñas y los niños.

¿Cuál fue el mayor cambio para las mujeres en Liberia desde la aprobación de la Plataforma de Acción de Beijing?

Abla Gadegbeku William: Las mujeres conocen sus derechos más cabalmente. En las áreas rurales, las mujeres están pidiendo cambios en las políticas, y más mujeres están contribuyendo con el desarrollo económico de Liberia.

Los hombres están comenzando a entender que las mujeres también pueden sentarse a la mesa para contribuir con el desarrollo del país.

Pese a los numerosos logros alcanzados, queda mucho por hacer, especialmente, por la paz y la seguridad.

¿Qué no ha cambiado aún para las mujeres? ¿En qué dirección vamos?

Abla Gadegbeku William: El sistema patriarcal no ha cambiado. Los hombres siguen ocupando la mayoría de los cargos de liderazgo; elaboran leyes, toman decisiones y controlan los procesos de votación. Presionaremos hasta lograr un cambio y poder trabajar junto a ellos.

Es importante destacar que no estamos buscando puestos de trabajo, sino pie de igualdad en todas las esferas y los niveles de liderazgo. Todavía estamos luchando por los derechos, la educación, la salud y la dignidad que nos arrebataron durante el conflicto; seguimos exigiendo justicia.

Continuaremos derribando obstáculos, forjando alianzas, ofreciendo mentorías, tendiendo redes y aprendiendo de otras mujeres. Luego, será la generación más joven la que continúe con la lucha por la igualdad de oportunidades y derechos.



Esta es una serie editorial especial de la campaña Generación Igualdad de ONU Mujeres. Esta serie intergeneracional conecta a activistas jóvenes con activistas de trayectoria en la lucha por los derechos de las mujeres y explora perspectivas intergeneracionales sobre conflictos actuales.