Desde mi perspectiva: “Puse en marcha Thaiconsent para hablar sobre el concepto del consentimiento”

En Tailandia, las mujeres ya no quieren seguir callando y vivir con una cultura de la violación. En 2015 una joven activista puso en marcha la campaña Thaiconsent, que actualmente abre espacios para que las mujeres y los hombres hablen sobre el consentimiento.

Fecha: martes, 13 de noviembre de 2018

Nana Wipaphan Wongsawang. Foto: Prachaya Phetvisit
Nana Wipaphan Wongsawang. Foto: Prachaya Phetvisit

Quote

Hace cinco años, un amigo intentó violarme en una fiesta. A la mañana siguiente, ambos fingimos que no había pasado nada. Pensé que era mejor olvidarlo, que al fin y al cabo era un buen muchacho… excepto por el hecho de que había intentado violarme.

Pero no podía quitarme de la cabeza la sensación de que me habían usado…

Al año siguiente, una amiga me explicó que un muchacho que conocía había intentado violarla. La animé a ir a la comisaría y me ofrecí para acompañarla. Después de ayudar a mi amiga durante el proceso legal, empecé a conocer a otras mujeres con historias parecidas. Mis amigas y yo nos dimos cuenta de que conocíamos al menos entre siete y diez mujeres que habían sido víctimas de violaciones por parte de conocidos. Esto me pareció algo inaceptable.

En aquel momento, el término ‘cultura de la violación’ existía en la sociedad tailandesa, pero no se entendía la idea de que la violación puede ocurrir sin necesidad de que haya daños físicos o gritos de socorro y dejar igualmente secuelas emocionales y psicológicas.

En 2015, puse en marcha el proyecto ‘Thaiconsent’ para que la cultura tailandesa conociese el concepto de ‘consentimiento’. Thaiconsent ha propiciado auténticas conversaciones sobre las relaciones sexuales y el consentimiento en Tailandia. Actualmente la página de Facebook tiene más de 40.000 seguidoras y seguidores, se han compartido casi 400 casos anónimos y más de 30 artistas se han ofrecido para ayudarnos voluntariamente.

Para mí, la herramienta más útil a fin de generar conciencia pública sobre el sexo consentido es la ilustración. He estudiado diseño de comunicación visual. Ahora aprovecho mis habilidades en diseño visual ilustrando las historias que comparten nuestras lectoras y nuestros lectores. Como eje de nuestro proyecto de ilustración he elegido la empatía porque creo que comprender los sentimientos y las dificultades de las víctimas es el primer paso hacia la solución de problemas.

Únicamente cuando todas las personas tailandesas se sientan empoderadas para decir o no a las relaciones sexuales, y cuando los límites entre el y el no se respeten claramente, nuestro trabajo habrá finalizado”.



ODS 5: Igualdad de género

Nana Wipaphan Wongsawang, de 25 años de edad, es la fundadora del proyecto Thaiconsent, que insta a las personas a distinguir entre ‘sexo consentido’ y ‘sexo no deseado’. Es ponente de las charlas E.Quality que organiza la oficina regional de ONU Mujeres en Asia y el Pacífico, como parte de la campaña 16 Días de activismo contra la violencia de género. Su labor contribuye al Objetivo de Desarrollo Sostenible número 5, que tiene como propósito afianzar la igualdad de género y poner fin a la violencia contra todas las mujeres y niñas.