Reflexionemos: por qué debemos tomarnos en serio la violencia en línea contra las mujeres y las niñas durante la pandemia de COVID-19 y posteriormente

Fecha: martes, 21 de julio de 2020

Cecilia Mwende Maundu. Fotografía: Njeri Waigi.
Cecilia Mwende Maundu. Fotografía: Njeri Waigi.

Cecilia Mwende Maundu es una periodista radiotelevisiva residente en Kenya, especialista en la seguridad digital de género. Asimismo, es la actual Secretaria General de la International Association of Women in Radio and Television, sección de Kenya. Durante la crisis de COVID-19, las mujeres y las niñas están usando Internet más que nunca para permanecer conectadas con el mundo, pero también son víctimas de la violencia en línea en forma de amenazas físicas, acoso sexual, hostigamiento, acceso no autorizado a reuniones virtuales y ofensa sexual. ONU Mujeres está pidiendo a los Gobiernos que mejoren la seguridad en línea de las mujeres y niñas, y apoyando a las organizaciones de mujeres para redoblar sus esfuerzos de defensa durante la crisis de COVID-19 [enlace no disponible en español]. A continuación, Cecilia formula tres recomendaciones clave sobre seguridad digital.

¿Por qué es importante distinguir entre violencia en línea y sin conexión durante la crisis de COVID-19?

La violencia de género en línea existe en un contexto similar al que se da en la vida real. Es tan destructiva como la violencia sin conexión.

Puesto que vivimos en una sociedad virtual, la violencia sin conexión se ha extendido a Internet, lo que facilita a las personas cometer actos de violencia sin consecuencias. Las mujeres son el objetivo principal de la violencia en línea, especialmente las mujeres que expresan su opinión, como periodistas o políticas. El acoso en línea puede incluir la intimidación, la ofensa, el ciberacoso, la difamación, los discursos de odio, la humillación pública, el robo de identidad y la piratería en línea, entre otros delitos. Yo ofrezco formación para que las mujeres aprendan a proteger su identidad en línea. 

Los hombres también sufren acoso en línea, pero cuando la víctima es una mujer, este se convierte rápidamente en amenazas u odio sexualizado. La violencia de género en línea es una expresión manifiesta de las desigualdades de género profundamente arraigadas en nuestra sociedad. 

¿Cómo afecta a las mujeres y las niñas sufrir violencia en línea?

La mayor repercusión que estamos experimentando es la autocensura. Las mujeres comienzan a censurarse a sí mismas en Internet. Y ese es el objetivo de los abusadores.
La violencia en línea se emplea para tratar de mantener a las mujeres alejadas de gran parte de la esfera pública. La legislación en Kenya aún tiene que ponerse al día con la tecnología. Por ejemplo, la policía sólo se toma en serio la violencia física. Que se desarrolle en línea no quiere decir que este tipo de violencia sea menos dañino.

Algunas mujeres incluso abandonan las plataformas en línea [después de sufrir acoso]. Cuando las periodistas se ven obligadas a autocensurarse, se ataca al derecho fundamental de la libertad de información.

La violencia en línea es un problema de salud pública y sus efectos son muy perjudiciales. Genera daños económicos, psicológicos, sexuales o físicos, y mina la autoestima.

¿Ha observado un aumento de la violencia en línea en Kenya debido a COVID-19?

Sí, sin duda. En Kenya, como en muchas otras partes del mundo, estamos recibiendo más solicitudes de apoyo debido a ataques en sitios web y páginas de medios sociales feministas. Muchos agresores han conseguido piratear y obtener el control de las cuentas de mujeres y activistas.

Lo que le ocurrió a la primera paciente de COVID-19 en Kenya, una joven, tras recibir el alta en el hospital fue horrible. La gente la atacó duramente en Internet. Algunos incluso decían que no era verdad que estuviera enferma y que el Gobierno le había pagado. Se publicaron fotografías privadas suyas en Internet.

¿Qué pueden hacer los Gobiernos y la ciudadanía para detener la violencia en línea contra las mujeres y las niñas?

En primer lugar, necesitamos crear conciencia pública. Incluso cuando hablo con mi círculo de amistades, la mayoría resta importancia a la violencia en línea. La gente debe entender que es real, que se trata de violencia real con repercusiones reales y que a veces se transforma en violencia sin conexión.

¿Qué es la seguridad digital de género?

La seguridad digital es la protección de la identidad de una persona en línea. La seguridad digital de género consiste en formar a mujeres y niñas para que se protejan a sí mismas, puesto que son el grupo más vulnerable en línea. 

Quiero que las mujeres y las niñas sepan que forman parte de los medios sociales y que tienen derecho a estar conectadas. Existen herramientas y recomendaciones que pueden ayudarnos a mantenernos seguras. Por ejemplo, Instagram ha añadido recientemente una herramienta de restricción contra la intimidación [enlace no disponible en español] que está disponible para todo el mundo, porque nadie debe expulsar a ninguna persona de la plataforma en línea. A continuación ofrezco algunas de mis recomendaciones básicas sobre seguridad:

  1. Crear una contraseña segura 
  2. Tener contraseñas diferentes para las diferentes cuentas
  3. Descargar aplicaciones de plataformas de autenticación y usar la autenticación en dos fases [enlace no disponible en español]
  4. Cerrar la sesión de las cuentas
  5. No utilizar redes wifi públicas para compartir información confidencial, como datos bancarios en línea
  6. Usar un software antivirus y, de ser posible, una red privada virtual