Elena Crasmari: una mujer moldava discapacitada que luchó por sus derechos y ganó las elecciones

Fecha: martes, 17 de marzo de 2020

Elena Crasmari es una mujer discapacitada que se presentó a las elecciones y obtuvo el cargo de consejera en su pueblo natal situado en la zona rural de la República de Moldova. Su historia es parte de una nueva serie en línea, "25 Mujeres", producida por las oficinas de ONU Mujeres en Europa y Asia Central, como parte de la campaña Generación Igualdad, para celebrar el 25º aniversario de la Declaración la Plataforma de Acción de Beijing.

Elena Crasmari, who stands in her village’s medical centre, ran for local counselor as an independent candidate
Elena Crasmari, que se encuentra en el centro médico de su pueblo, se postuló como candidata independiente a consejera local. Fotografía: ONU Mujeres/Tara Milutis

Elena Crasmari, de 35 años, se cansó de no poder acceder al centro médico de su pueblo natal de Dolna, una comunidad rural de 1155 habitantes situada a unos 53 kilómetros de la capital de Chisinau en la República de Moldova.

No podía ir por las escaleras y tenía que colocarse en posición cuadrúpeda para ingresar en el edificio debido a su discapacidad.

"Fui a la alcaldía para pedirles que me ayuden a hacer algo con las escaleras del centro médico", recuerda Elena. "El alcalde me entregó una bolsa de cemento y un poco de arena, y me dijo que debía hacerlo yo misma. Después de esta situación, decidí presentarme a las elecciones para mostrarle que su actitud era inaceptable y que, al igual que él, era una persona con plenos derechos".

Elena in front of the village medical centre with a staff member who has treated her since she was a child.
Elena en frente del centro médico del pueblo con una integrante del personal que la trató desde que era una niña. ONU Mujeres/Tara Milutis

Elena tomó el asunto en sus propias manos y se postuló como candidata independiente a consejera local. "Quería dar el primer paso para demostrar que las personas con discapacidades tenemos la oportunidad de ayudar a todas aquellas personas que pasan la mayor parte de sus vidas atrapadas entre las cuatro paredes de sus hogares", comenta Elena. "Las personas deben saber que tenemos los mismos derechos, no sólo en teoría, sino también en la práctica".

 Las personas deben saber que tenemos los mismos derechos, no sólo en teoría, sino también en la práctica".

— Elena Crasmari

 

Mujeres que se ayudan entre sí

Las mujeres están subrepresentadas en la política y los procesos de toma de decisiones de Moldova: sólo el 25 % de los miembros del Parlamento, el 22 % de los alcaldes y el 27 % de los consejeros de distrito son mujeres. Estos porcentajes no cumplen con los parámetros internacionales ni los compromisos nacionales e internacionales del país.

Se llevaron a cabo diversos estudios sobre la participación política de las mujeres en la República de Moldova y se demostró que hay suficientes mujeres cualificadas, experimentadas y dispuestas a formar parte de los procesos de toma de decisiones políticas, pero las políticas del partido y los estereotipos sociales actuales no les permiten tener éxito.

Y las mujeres discapacitadas están aún más subrepresentadas en la esfera política del país.

Con la ayuda de los cursos de formación sobre participación política de las mujeres y participación ciudadana implementados por ONU Mujeres y sus socios, Elena pudo obtener la confianza y los conocimientos necesarios para presentarse a las elecciones. Inició su campaña popular para postularse como consejera local, pero primero tuvo que recolectar las firmas de al menos el 5 % de las personas votantes registradas de la comunidad, debido a que era una candidata independiente. Recopiló todas las firmas necesarias en tan sólo dos días.

collage moldova
En sentido horario desde la parte izquierda: Elena realizó gran parte de su investigación y campaña con una vieja computadora en su casa ubicada en el pueblo de Dolna; con su madre, una gran impulsora de los sueños de Elena; en su escritorio, se encuentra una imagen ortodoxa de Jesús. Fotografía: ONU Mujeres/Tara Milutis

"La población de mi pueblo se mostró muy dispuesta a ayudarme, y me sorprendió lo rápido que pude recopilar las sesenta firmas", recuerda Elena. "Y sólo podía hacerlo por la tarde o la noche porque por la mañana tenía que asistir a los cursos de formación"

Por otra parte, Elena encontró personas aliadas en las organizaciones de mujeres y mentores que la ayudaron en su travesía. "Estoy muy agradecida con las mujeres que ayudan a otras mujeres a desarrollarse. A veces basta con tomar de la mano a una mujer y ayudarla a iniciar su camino".

A veces basta con tomar de la mano a una mujer y ayudarla a iniciar su camino".

Elena Crasmari

Elena tiene muchas razones por las cuales sentirse orgullosa. "Durante mi campaña, di un discurso en una asamblea", comenta. "Las ciudadanas y ciudadanos de mi pueblo no estaban interesados en lo que había estudiado en la universidad ni en lo que había hecho en el pasado. Lo que les importaba era lo que lograría en el futuro. Al finalizar mi discurso, me aplaudieron de pie. ¡Eso sí que no me lo esperaba!".

La emoción de la victoria

La campaña de Elena no fue todo color de rosa. Sufrió discriminación durante el proceso electoral, incluso tuvo que escuchar la falsa creencia de que las personas con necesidades especiales son inútiles para la sociedad. "Pero decidí enfrentarme a estos obstáculos con el apoyo de algunas personas maravillosas", Elena comenta con orgullo. "Actué de manera pacífica, ignoré la negatividad y me centré en mi objetivo".

Elena no pudo dormir en toda la noche anterior a las elecciones. Cuando a la mañana siguiente se enteró de que había ganado, fue uno de los mejores momentos de su vida. Había empezado luchando por el derecho humano básico de poder asistir al centro médico local y había terminado como consejera local, y la única mujer en un equipo de nueve personas. 

Cumplir con una gran agenda

Le preguntamos a Elena cuáles eran sus planes para el futuro. En primer lugar, quiere realizar la remodelación muy necesaria del centro médico del pueblo, dado que fue el catalizador de su campaña. Quiere instalar una farmacia totalmente equipada que cubra las necesidades de toda la población de Dolna.

"Por otra parte, espero lograr que todas las instituciones estatales, incluidos nuestro museo, el jardín de infancia y la alcaldía, sean lugares accesibles a las personas con discapacidades", manifiesta Elena, "y a las madres con niños y niñas pequeños, así como a todas las personas mayores que vienen a cobrar sus pensiones".

El conversor Word to HTML es la mejor herramienta en línea gratuita para transformar Word, Excel, Documentos de Google y cualquier otro documento en artículos web.

 
  • <p>Elena is eager to begin the badly-needed renovation of the village medical centre. Photo: UN Women/ Tara Milutis</p>
  • <p>The ancient gynecological chair in the medical clinic, which Elena says is not suitable for women with disabilities. UN Women/ Tara Milutis</p>
  • <p>The medical centre only has an outdoor latrine, so Elena wants to create a sewage system and aqueduct. Photo: UN Women/ Tara Milutis </p>
  • <p>The back of the medical center shows the disarray that Elena is committed to cleaning up. Photo: UN Women/ Tara Milutis </p>
  • <p>Elena Crasmari has huge plans as a local counselor. Photo: UN Women/ Tara Milutis </p>

Elena sueña, asimismo, con necesidades básicas que solemos dar por sentado, como un acueducto para poder tener un vaso de agua potable en la mesa todos los días, carreteras adecuadas, un sistema de alcantarillado, el reciclaje de residuos y más oportunidades laborales.

"Quiero darles a todas las personas que se fueron del pueblo a raíz de las dificultades y la falta de oportunidades un motivo para regresar". 

La realidad de las limitaciones de tiempo de un mandato de cuatro años hace que Elena se pregunte si podrá cumplir los grandes sueños que tiene para el pueblo de Dolna. "Los problemas que afrontamos no se resuelven haciendo magia, pero haremos todo lo que esté a nuestro alcance. Quiero mucho a mi comunidad y estoy comprometida a realizar los cambios necesarios para ayudarla a crecer".

Elena termina con un mensaje dirigido a las niñas y las mujeres con discapacidades en la República de Moldova y en todo el mundo.

Queridas mujeres: ¡Sean fuertes! Participen en todo lo que puedan en esta corta vida que tenemos. Sean activas y manténganse unidas. ¡Juntas podemos hacer un cambio!".

Elena Crasmari
Elena