Soy de la Generación Igualdad: Natalie Robi Tingo, activista de la comunidad en favor de poner fin a la MGF

Fecha: lunes, 1 de febrero de 2021

Yo soy la Generación Igualdad
Natalie Robi Tingo. Photo: Jenny Riva.
Natalie Robi Tingo. Foto: Jenny Riva.

Soy de la Generación Igualdad porque...

"¿Por qué nos dicen que, como niñas, cuando nos mutilen, nos estarán confiriendo honor? Eso no es cierto. Es muy doloroso, algunas niñas mueren como consecuencia de la mutilación. O nos casan. Básicamente nos arrebatan nuestras vidas. 

Tres cosas que podemos hacer para integrarnos a la Generación Igualdad:

  • Entender que es responsabilidad de todas y todos poner fin a la MGF y a otras formas de violencia contra las mujeres. Haz tuya esa responsabilidad.
  • Apoyar a los movimientos de base que trabajan a nivel comunitario; es ahí donde está ocurriendo el cambio real.
  • Icon- a girl raises her arm
  • Adoptar un enfoque interseccional de los desafíos que enfrentan las comunidades.

Nací en la comunidad de Kuria. Mientras crecía enfrenté los mismos desafíos que otras niñas de mi comunidad. Me llevaba toallas sanitarias adicionales y las regalaba a las niñas en la escuela. Pasado el tiempo, algunas niñas dejaban de ir a la escuela. Después de someterlas a la mutilación genital, las casaban.

Estaba enojada con mi comunidad, enojada porque las personas que se suponía que debían proteger a las niñas estaban abusando de ellas. Tenía que hacer algo.

Entiendo el dolor de las sobrevivientes: yo misma soy sobreviviente de abuso sexual. Sé lo que significa que alguien te tome de la mano.

La MGF es un norma social profundamente arraigada

La MGF es una norma social en Kuria, y es tan común como que hay que tocar a la puerta cuando vamos a la casa de una persona. Hay recompensas para quienes mutilan a sus hijas: la gente les da regalos o sacrifica una vaca y celebra.

Si no se mutila a las niñas, en algunos casos golpean a las niñas y persiguen a las madres. En sí misma, esa conducta hace que la mayoría de las niñas quieran ser mutiladas. No quieren ser la excepción o que les pongan la etiqueta de "no mutilada". También se dice que la MGF aumenta la posibilidad de contraer matrimonio, un mito que ejerce mucha presión sobre las niñas.

Como era la primogénita de mi familia, se esperaba que me mutilarían. [Debido a que] mis padres eran personas educadas, mi hermana y yo nos salvamos.

SDG color stripe

“Todas y todos deberíamos ser activistas en favor de los derechos de las niñas.”


SDG color stripe

La pandemia de COVID-19 ha aumentado el número de niñas en riesgo de MGF. El período de mutilación, que en mi comunidad normalmente va de noviembre a diciembre, comenzó en octubre del año pasado. La gente estaba ocupada respondiendo a la pandemia, y eso alejó la atención del bienestar de las niñas en riesgo de MGF, que también se encontraban en casa debido al cierre de las escuelas.

Muchas familias hicieron mutilar a sus hijas como respuesta a las dificultades económicas de estos tiempos. Los regalos que se les dieron por mutilarlas sirvieron como fuente de ingresos, al igual que la dote después que casaran a sus hijas.

Empoderando a las niñas para que cambien su futuro

Desde edad temprana, muchas niñas creen que la MGF es una obligación que tienen con sus padres y su comunidad. He aprendido que en cuanto las niñas entiendan que esto es incorrecto, podrán luchar por sí mismas y rescatar a las demás. Lo he visto ocurrir. Por lo tanto, debemos seguir prestando suma atención a las voces de las niñas. 

Todas y todos deberíamos ser activistas en favor de los derechos de las niñas... cuidarnos unas a otras y, en este caso, cuidar a las mujeres y las niñas más vulnerables. Eso es justicia".


Natalie Robi Tingo, de 28 años de edad, es fundadora y Directora Ejecutiva de Msikhana Empowerment Kuria, una organización comunitaria dirigida por mujeres en la zona rural de Kenya, que desde 2015 ha trabajado para poner fin a la mutilación genital femenina (MGF) al enfrentar sus causas fundamentales y empoderar a mujeres y niñas.