World AIDS Day

Con ingresos y derechos, las mujeres que viven con VIH/SIDA rehacen su vida en los poblados de Camboya

Más de 1300 mujeres pobres han recibido atención domiciliaria, capacitación profesional y subsidios para iniciar su propio negocio a través de un programa de Financiamiento por la igualdad de género.

Fecha : 29 November 2013

"Me atemorizaba vender mercancías a los pobladores”, admite Mom, una madre soltera de 35 años con dos niñas pequeñas que vive en el poblado de Norea Ten, en la provincia de Svay Rieng, en el sureste de Camboya. Solía trabajar como productora de vino camboyano local (Sra Sor) pero se vio forzada a dejar de hacerlo cuando le diagnosticaron VIH.

Mom recuerda la hostilidad que enfrentó por parte de sus vecinos del poblado, que recibían sus productos pero se negaban a pagarlos. Todo eso le hizo temer por su seguridad y por su capacidad de ganarse la vida.

Mom cuida sus cerdos. Fotografía: CHEMS/CHEC/Sr. Sim Kalyan

De acuerdo con el Informe de una Reunión técnica regional conjunta de ONUSIDA y ONU Mujeres en Asia sobre la Respuesta a la feminización del SIDA, entre 1997 y 2006 la proporción de mujeres que vivía con VIH creció del 38 al 52 por ciento. Sin embargo, esta tendencia se ha revertido desde entonces. En 2011, el porcentaje de nuevas infecciones diagnosticadas en mujeres fue del  44 por ciento y se espera que esta tasa siga descendiendo gradualmente. En las áreas rurales, la discriminación contra las mujeres que viven con VIH y con SIDA se complica por la falta de educación y de conocimiento sobre la epidemia. 

En 2010, dos ONG locales de Camboya, Cambodia Health Education Media Service (CHEMS) y Cambodian HIV/Aids Education and Care (CHEC), se unieron para elaborar un programa que abordara las numerosas dificultades que enfrentan las mujeres con bajos ingresos y las que viven con VIH en las zonas rurales de Camboya. El programa de dos años fue diseñado para abordar las dificultades que enfrentan estas mujeres de una manera integral, para fortalecer sus oportunidades económicas, sus habilidades de liderazgo y su acceso a atención médica, así como para mejorar el conocimiento sobre VIH/SIDA entre estas mujeres y sus familias. CHEMS y CHEC solicitaron financiamiento y lograron ser beneficiarias conjuntas del Fondo para la Igualdad de Género (FGE, por sus siglas en inglés) de ONU Mujeres.

Entre 2011 y 2013 se implementó en 12 provincias el programa “Fortalecimiento de las oportunidades económicas para la subsistencia de mujeres con bajos ingresos y con VIH”, en estrecha colaboración con organizaciones comunitarias y el Ministerio de Información de Camboya, la Autoridad Nacional del SIDA y el Ministerio de Asuntos de la Mujer, acorde con la estrategia quinquenal nacional del VIH para el periodo de 2009 a 2013.

En la actualidad, el programa ha llegado a más de 1300 mujeres, a quienes les ha proporcionado capacitación profesional para la subsistencia y subsidios para iniciar sus propios negocios, así como orientación sanitaria y servicios de atención domiciliaria. A través de reuniones de grupos de autoayuda, también tienen mayor conocimiento sobre sus derechos básicos y han mejorado su capacidad de promover esos derechos. 

Cuando el equipo de atención domiciliaria del programa visitó a Mom en su casa en 2011, ella carecía de medios para ganar un ingreso con que mantener a sus dos hijas. Pronto se inscribió en una capacitación orientada a la cría de cerdos, ya que su madre tenía un chiquero vacío que podía pedir prestado. Después de completar la capacitación, Mom recibió un subsidio de 100 dólares estadounidenses. Compró dos lechones jóvenes por 50 dólares y ahorró el resto. Vendió el primer puerco por 375 dólares, lo cual le permitió ampliar su negocio y comprar otros cuatro. 

Actualmente, Mom dice estar satisfecha con su trabajo y tiene tiempo para ocuparse de sus niñas. Tiene planes de invertir las ganancias de su próxima venta de puercos en la construcción de una nueva casa para que cuando llueva ya no tenga que buscar refugio en casa de su madre. 

Al abordar la pérdida de los medios de subsistencia, que es uno de los factores más importantes que contribuyen a la pobreza y la vulnerabilidad de las mujeres y las familias afectadas por el VIH, el programa financiado por el FGE trabaja con las mujeres para construir un mejor futuro para personas como Mom. 

La evaluación final del programa, que concluyó en marzo de 2013, indica que las beneficiarias ahora están generando mayores ingresos, están comprometidas con continuar y ampliar las actividades de subsistencia y que, en consecuencia, sus familias tienen mejor nutrición y seguridad alimentaria, así como financiamiento para la educación escolar de las niñas y los niños.

Además, la encuesta final de la Autoridad Nacional del SIDA de Camboya revela otro impacto positivo: un aumento significativo después de la implementación del programa del número de beneficiarias que ahora pueden enviar a sus hijas e hijos a la escuela.

[1] Hor, B.L. y Ngin, Lina (2012). Encuesta final del proyecto bienal: "Fortalecimiento de las oportunidades económicas para la subsistencia de mujeres con bajos ingresos y con VIH". Camboya: Autoridad Nacional del SIDA.