Incorporación de una perspectiva de género a las políticas y programas de la ONU

Fecha : 13 July 2011

Discurso pronunciado por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, en la apertura de las sesiones sustantivas de ECOSOC, Ginebra, 13 de julio de 2011.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Sr. Presidente, distinguidos delegados, señoras y señores:

Es un honor dirigirme al Consejo Económico y Social sobre el punto del orden del día “Incorporación de una perspectiva de género a todas las políticas y programas del sistema de las Naciones Unidas.

Cuando la Asamblea General creó ONU Mujeres en julio de 2010, decidió transferir a la nueva entidad los mandatos y funciones de la Oficina del Asesor Especial en cuestiones de género y del adelanto de la mujer (OSAGI), la División para el Adelanto de la Mujer (DAW), el Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM) y el Instituto Internacional de Investigaciones y Capacitación para la Promoción de la Mujer (INSTRAW) — con la función añadida de dirigir, coordinar y promover la rendición de cuentas del sistema de las Naciones Unidas en su trabajo sobre la igualdad de género y la autonomía de la mujer. La Asamblea General también decidió que el apoyo de la incorporación de una perspectiva de género a todo el sistema de las Naciones Unidas sería una parte integral del trabajo de la nueva entidad.

Se espera que la creación de ONU Mujeres y su trabajo lleven a una coordinación, coherencia e incorporación de los asuntos de género más eficaces en todo el sistema de las Naciones Unidas. Por lo tanto, en la resolución 64/289 de la Asamblea General de fundación de la entidad también se decidió que ONU Mujeres diese, a través de sus funciones normativas de apoyo y de sus actividades operacionales, guía y apoyo técnico a todos los Estados Miembros que lo soliciten, en materia de incorporación de una perspectiva de género, de igualdad de género y de empoderamiento y derechos de las mujeres y las niñas. ONU Mujeres debe operar como parte del sistema de Coordinadores Residentes, integrando los equipos de las Naciones Unidas en los países, dirigiendo y coordinando el trabajo en materia de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres, bajo la dirección general del Coordinador Residente. También se espera que ONU Mujeres establezca mecanismos concretos de información basados en los resultados, para garantizar la consistencia y la coordinación entre los aspectos normativo y operacional de su trabajo. Tratamos de asegurar una cobertura universal a través de una presencia estratégica económica, reconociendo que los fondos voluntarios no condicionados que se den a ONU Mujeres estarán reservados sólo para los países en desarrollo.

La visión fundamental de ONU Mujeres es la de lograr un mundo donde las sociedades no tengan discriminación basada en el sexo, donde las mujeres y los hombres tengan las mismas oportunidades, y donde el potencial económico y social de las mujeres y las niñas esté garantizado para que puedan estar al frente de los cambios que quieren ver. Esta visión es la de un mundo donde la igualdad de género y la autonomía de las mujeres se logran y donde los derechos de las mujeres se respetan en todos los esfuerzos por alcanzar el desarrollo, los derechos humanos, la paz y la seguridad.

ONU Mujeres está preparada para ayudar al sistema de la ONU a cumplir con su responsabilidad de actuar en materia de igualdad de género y de empoderamiento de las mujeres. Un sistema de la ONU que responda a las prioridades nacionales de manera más coordinada y coherente tendrá más probabilidades de ayudar a alcanzar resultados tangibles y sostenibles en materia de igualdad de género. Si utilizamos más eficazmente nuestros puntos fuertes combinados, nuestra prioridad conjunta es la de respaldar a nuestros socios nacionales en el logro de resultados sobre el terreno que tengan un impacto positivo sobre las vidas de las mujeres y las niñas y de las sociedades en las que viven.

Quiero aprovechar esta oportunidad para agradecer a los Estados Miembros por su apoyo a la creación de ONU Mujeres, que ha reafirmado el compromiso del Consejo con el objetivo de la igualdad entre los géneros, y ha fortalecido su mensaje de que la igualdad entre los géneros, el empoderamiento de las mujeres, el goce pleno de las mujeres de los derechos humanos y la erradicación de la pobreza son esenciales para alcanzar todos los objetivos de desarrollo acordados internacionalmente, incluyendo los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Sr. Presidente, distinguidos delegados, señoras y señores:

Es un privilegio para mí presentar el informe del Secretario General al ECOSOC, contenido en el documento E/2011/114, sobre la “Incorporación de una perspectiva de género a todas las políticas y programas del sistema de las Naciones Unidas. Este informe responde a la resolución 2010/29 del Consejo.

Catorce años después de la adopción de las conclusiones convenidas 1997/2 del ECOSOC sobre la incorporación de la perspectiva de género, se han hecho muchos progresos. El Informe del Secretario General muestra que la mayoría de las entidades de las Naciones Unidas han incorporado una dimensión de género a la creación, implementación, monitoreo y evaluación de sus políticas y programas. Ha ido aumentando la creación y adopción de indicadores sensibles al género y el uso de información desglosada por sexo para poder evaluar los progresos, y también algunas entidades han incluido la rendición de cuentas en materia de la incorporación de una perspectiva de género en sus marcos institucionales generales de rendición de cuentas y en sus mecanismos de supervisión. Otros usan marcos de gestión basados en los resultados con metas, resultados y rendimientos como un modo de mejorar la ejecución y el control.

En el ámbito de los países, el contexto de coherencia de todo el sistema y el enfoque “unidos en la acción han generado oportunidades para una mayor cantidad de programas conjuntos sobre igualdad de género. También, los equipos de las Naciones Unidas en los países han dado muestras de esforzarse por incorporar la perspectiva de género a las evaluaciones comunes para los países y a los Marcos de Asistencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo. Los exámenes de los informes anuales de los Coordinadores Residentes indican progresos en la incorporación de la igualdad de género a los procesos nacionales de desarrollo. Los indicadores de desempeño de los equipos de las Naciones Unidas en los países en lo referente a la igualdad de género se usan cada vez más como parte del marco de rendición de cuentas de las Naciones Unidas en los países.

El informe destaca que las entidades de la ONU reconocen que la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres contribuyen considerablemente al desarrollo, y que la incorporación de los asuntos de género sigue siendo el mejor modo de hacer avanzar el objetivo de igualdad de género y autonomía de la mujer. Sin embargo, todavía hay mucho por hacer para incorporar, de manera sistemática y eficaz, una perspectiva de género a todos los programas en todo el sistema de las Naciones Unidas. A pesar de la disponibilidad de capacidades para llevar a cabo el trabajo sobre igualdad de género, el énfasis de esa tarea se pone principalmente sobre el proceso más que sobre el impacto y los resultados. Igualmente, las diferentes prácticas, herramientas y metodologías para implementar la estrategia de la ONU sobre la incorporación de los asuntos de género, obligan a las comparaciones, evaluaciones y planificación en todo el sistema.

El Informe del Secretario General también indica la presencia de relaciones frágiles entre el trabajo normativo intergubernamental sobre la igualdad de género y el desarrollo, y la implementación de los programas en los países. Si bien hay un compromiso de mejorar la responsabilidad, el sistema carece de herramientas comunes para evaluar los progresos y las carencias a nivel de programa y de dirección. Recursos humanos y financieros inadecuados son obstáculos para el trabajo del sistema en materia de incorporación de los asuntos de género.

La función de coordinación de ONU Mujeres es crucial para atender las carencias y desafíos que aún subsisten, de modo de incorporar con eficacia las perspectivas de género en todo el sistema. Teniendo este elemento presente, ONU Mujeres está desarrollando una estrategia de coordinación en la que busca trabajar con los mecanismos de coordinación existentes, para garantizar que el trabajo en materia de igualdad de género se haga de modo coherente.

A nivel mundial y para facilitar la coordinación y la coherencia del trabajo del sistema de la ONU sobre los asuntos de género, ONU Mujeres participa en el Comité de Políticas del Secretario General y es miembro de pleno derecho de la Junta de Jefes Ejecutivos y de sus tres pilares: el Comité de Alto Nivel sobre Programas, el Comité de Alto Nivel sobre Gestión y el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo. A través de su participación en estas instancias, ONU Mujeres puede proponer temas específicos relativos al género y aportar datos para las discusiones y decisiones sobre políticas en otras áreas, de modo de garantizar que haya una perspectiva de género en todo el trabajo del sistema de la ONU.

ONU Mujeres también seguirá teniendo una parte activa en el Grupo de las Naciones Unidas para el Desarrollo, trabajando estrechamente con sus miembros para encontrar maneras más eficaces de hacer avanzar el objetivo de igualdad de género en los países. ONU Mujeres facilitará su liderazgo a la Red interinstitucional sobre la mujer y la igualdad de género (IANGWE) — que es un componente fundamental de la estructura de coordinación de los asuntos de género en el mundo, proporcionando un foro donde los principales responsables de la toma de decisiones del sistema de la ONU se puedan reunir con el fin de alcanzar la coherencia en las políticas sobre la igualdad de género.

A nivel regional, ONU Mujeres trabajará a través de sus mecanismos de coordinación regional para atraer la atención sobre las prioridades de las mujeres y las niñas. Se alentará igualmente a los mecanismos de coordinación regional a trasladar sus decisiones de políticas respectivas, especialmente las que tengan que ver con la igualdad de género, a los Equipos de directores regionales para que sean éstos quienes hagan el seguimiento en los países.

A nivel de los países, ONU Mujeres trabajará a través del sistema de Coordinadores Residentes y de los equipos de las Naciones Unidas en los países para promover y coordinar el trabajo sobre igualdad de género, respaldando a los grupos de trabajo sobre los asuntos de género bajo la guía del Equipo de tareas sobre cuestiones de género del GNUD.

El apoyo que da ONU Mujeres a los países para empoderar a las mujeres y avanzar hacia la igualdad de género no debe reemplazar ni reducir el trabajo existente ni las inversiones de ninguna otra entidad de la ONU, sino que alentaremos y apoyaremos a otras entidades a ampliar sus inversiones, programas y personal para la igualdad de género, ya que ningún esfuerzo de las Naciones Unidas en pro de la paz, el desarrollo o los derechos humanos puede ser llevado a cabo con eficacia sin adoptar una perspectiva de género.

Sr. Presidente, distinguidos delegados, señoras y señores:

A través de mejores asociaciones dentro del sistema de las Naciones Unidas, ONU Mujeres trata de crear más oportunidades para cada organismo de la ONU de apoyar la igualdad de género desde su campo de ventaja comparativa. ONU Mujeres trabajará igualmente para promover una coordinación consistente y mantenida y una mayor rendición de cuentas en todo el sistema de la ONU en materia de igualdad entre los géneros.

Espero ansiosamente la adopción, mañana, de la resolución sobre la “Incorporación de una perspectiva de género a todas las políticas y programas del sistema de las Naciones Unidas. Esta resolución reforzará el mandato de ONU Mujeres de promover una mejor coordinación, coherencia y rendición de cuentas del sistema en su trabajo sobre la igualdad de género. ONU Mujeres se apoyará en las lecciones aprendidas en los últimos años para hacer su trabajo y para garantizar que se opere una diferencia apreciable en la vida de las mujeres.

Muchas gracias.