En la Cumbre del Consejo Europeo, ONU Mujeres insta a proteger a mujeres y niñas refugiadas

Fecha: jueves, 17 de marzo de 2016

Las mujeres y niñas son el grupo mayoritario de personas refugiadas: representan más del 60% de quienes llegan a Grecia, según datos del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. La gran mayoría son mujeres que han sufrido guerras en Siria, el Iraq y el Afganistán. Muchas de ellas han presenciado o sobrevivido a actos de violencia sexual, torturas, bombardeos, secuestros de seres amados, esclavitud, trata u otras atrocidades relacionadas con la guerra. Es importante que las instalaciones de acogida y reasentamiento estén diseñadas y gestionadas en cumplimiento con los estándares de sensibilidad de género.

Con ocasión de las reuniones del Consejo Europeo previstas para hoy y mañana, ONU Mujeres insta a abordar las necesidades y vulnerabilidades específicas de las mujeres y niñas como respuesta a la crisis migratoria y de personas refugiadas. Debe evitarse el arresto de mujeres y niñas en busca de asilo, especialmente de embarazadas y lactantes. ONU Mujeres muestra preocupación por las graves consecuencias médicas y psicológicas que causan las migraciones traumáticas en mujeres y niñas. 

ONU Mujeres destaca asimismo la importancia que tiene la reagrupación familiar para la integración de quienes buscan asilo en la Unión Europea y para evitar la utilización de rutas migratorias ilegales. Además, es importante que las mujeres tengan derecho a reclamar asilo de manera independiente, sin importar la situación en que se encuentren sus familiares. Está comprobado que las mujeres y niñas sobrevivientes de la violencia u otros abusos no suelen denunciar estos episodios a las autoridades competentes, por lo que deben tomarse medidas sensibles al género para mitigar este riesgo.

Numerosos Estados de la Unión Europea y Turquía firmaron el Convenio del Consejo de Europa sobre prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica (Convenio de Estambul), que establece que las mujeres refugiadas deben recibir protección frente a la violencia y estipula que la violencia contra las mujeres ha de ser reconocida como una forma de persecución de acuerdo con la Convención sobre los Refugiados de las Naciones Unidas. ONU Mujeres está preparada para colaborar con todos los socios de las Naciones Unidas, de la Unión Europea y de todos los países involucrados para garantizar respuestas con perspectiva de género de acuerdo con las normas de derechos humanos.