En Timbío, Colombia, los jóvenes hacen frente al acoso callejero

Fecha: miércoles, 25 de enero de 2017

“Nunca había pensado en la importancia del rol de las mujeres y en la grave situación de violencia que viven en el municipio… Ha sido muy gratificante haber sido parte de esta iniciativa que ha supuesto la promulgación de este Decreto”, dice Jesús David Zúñiga, de 21 años, del municipio de Timbío, en la parte suroeste de Colombia. Se refiere al recientemente adoptado primer Decreto Municipal para prevenir la violencia contra las mujeres en Timbío.

Jesús David Zúñiga, 21, from the township of Timbío, in the south-west part of Colombia.
Jesús David Zúñiga, de 21 años, del municipio de Timbío, en la parte suroeste de Colombia.

Jesús David es uno de los 27 jóvenes que han participado en un taller de prevención de violencias contra las mujeres y construcción de masculinidades no violentas y corresponsables promovido por ONU Mujeres. Contando con esta formación, David y su grupo quisieron involucrar a la administración municipal en un proyecto para acabar con el acoso callejero contra las mujeres y las niñas, un problema común en su comunidad. Ello llevó al desarrollo y la adopción de un Decreto Municipal por parte del alcalde para sensibilizar al público y prevenir todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres, incluyendo el acoso callejero. Con esta normativa, quedan prohibidos frases de mal gusto, abuso verbal y prácticas como los silbidos a las mujeres en la calle.

Este taller forma parte del programa “Superando la Violencia contra las Mujeres” implementado por ONU Mujeres en alianza con la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) en los departamentos de Meta y Cauca. A través de performances, teatro y mensajes en la radio y en las redes sociales desarrollados en colaboración con la Fundación ‘Mujer, Arte y Vida’, el programa ha alcanzado casi 400 personas, sensibilizándoles sobre este asunto. Para dar a conocer el Decreto, ONU Mujeres también ha promovido la transmisión de mensajes en la radio local y a través de vídeos y ha facilitado la instalación de señales de tráfico en los lugares donde los incidentes de acoso callejero son más comunes.

Hoy en día Jesús David es un autoproclamado activista por los derechos de las mujeres. “Amigos de otros municipios nos han animado a seguir y nos han pedido que les ayudemos a hacer lo mismo en sus pueblos”. El programa también ha influido en su vida personal: su percepción de su propia masculinidad y su relación con las mujeres ha cambiado. “Antes decía que las mujeres eran débiles, sentimentales… y los hombres debíamos ser fuertes. Me he dado cuenta de que son prejuicios y siento que tengo la oportunidad de ser diferente, de expresar mis sentimientos. Dejar atrás los viejos paradigmas me ha permitido ser más auténtico”. 

Para leer la historia completa, visite la web de ONU Mujeres Colombia.