Este es el rostro del liderazgo: Les presentamos a Jittirat Tantasirin y su trabajo en la generación de oportunidades para las mujeres en la industria automotriz de Tailandia

Fecha: miércoles, 10 de marzo de 2021

Jittirat Tantasirin trabajando con ingenieros automotrices en el concesionario ATTA Autohaus. Fotografía: ONU Mujeres/Nicolas Axelrod

“Una verdadera líder crea nuevas y nuevos líderes”, afirma Jittirat Tantasirin, directora ejecutiva de ATTA Autohaus, uno de los concesionarios de Mercedes-Benz autorizados en Tailandia.

Los hechos

  • La plena y efectiva participación y toma de decisión de las mujeres en la vida pública, así como la eliminación de la violencia, son temas clave en el apoyo para su empoderamiento en otros sectores, entre ellos, el sector privado, los medios, las artes y el deporte.
  • El progreso para incrementar la representación de las mujeres en la vida pública y en la toma de decisiones ha sido muy lento. Sólo 22 países están liderados por mujeres, sólo 3 países tienen el 50% o más de mujeres en sus parlamentos, y sólo el 7,4% de las empresas que figuran en Fortune 500 están lideradas por una mujer.
  • La violencia contra las mujeres, tanto en la vida pública como en el ámbito privado, limita la capacidad de las mujeres para acceder al poder y silencia sus voces en la toma de decisiones. El abuso en línea y el ciberacoso son cada vez más frecuentes.
  • Las cuotas de género incrementan la representación de las mujeres en las legislaturas y en el sector privado, cuando estas tienen un buen diseño y una implementación efectiva.
  • Cuando no hay suficiente representación de las mujeres, toda la sociedad sufre. En un estudio sobre los grupos de trabajo para combatir la COVID-19 en 87 países, se destacó que sólo el 3,5% tenían paridad de género. Para que la respuesta y la recuperación ante la COVID-19 sea efectiva, las mujeres deben ser parte en la toma de decisiones para que las políticas y los presupuestos cubran las necesidades de todas las personas, y para que podamos reconstruir mejor.

Para obtener más datos sobre el liderazgo de las mujeres, consulte el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas.

En este contexto de pandemia de COVID-19, las empresas luchan para adaptarse a las consecuencias económicas y sociales de la crisis. La industria automotriz no fue la excepción: los concesionarios de automotores se sumaron a la virtualidad debido a los confinamientos y las órdenes de “quedarnos en casa” que aún siguen en vigencia en muchas partes del mundo. Tantasirin y su equipo aprovecharon la tecnología para revolucionar los modelos de venta minorista y expandir el lugar de las mujeres en la industria.

En marzo de 2020, a medida que la pandemia se intensificaba y se imponían las cuarentenas, Tantasirin lanzó el primer concesionario del país pensado como un “espacio digital inteligente” para que la clientela tenga una experiencia de compra sin contacto. La variedad de servicios de alta tecnología del concesionario ahora incluye a ATTA Bot, un asistente de servicios personal y a la carta que se mueve independientemente y transmite, de modo inalámbrico, información sobre automóviles disponibles y opciones de precios a clientes. Este robot también puede ayudar a las y los clientes a coordinar una prueba de manejo o una consulta remota.

La inclusión de mujeres en la adaptación a nuevas formas comerciales

“Desde la automatización hasta la realidad virtual y la robótica, las tecnologías disruptivas nos ayudan a lidiar con el impacto repentino e inmediato de la COVID-19. Por ejemplo, nuestro ATTA Bot redefine el proceso de compra de un automóvil con sus guías virtuales para las usuarias y los usuarios y la consulta en el concesionario. La pandemia cambió las prioridades de las consumidoras y los consumidores, que viraron hacia cuestiones relacionadas con la salud y la seguridad. [Las tecnologías] también ayudan a que las mujeres del personal de ventas se sientan más seguras, respetadas y enfocadas en la atención a la clientela sin riesgo de acoso sexual”, afirma Tantasirin.

El acoso sexual a mujeres en espacios públicos es un problema constante en Tailandia, al igual que en otras partes del mundo, y específicamente es una conducta generalizada en la industria. Las mujeres sufren acoso, manoseos e intimidaciones por parte de clientes, compañeros de trabajo y supervisores. Una encuesta en línea efectuada en junio de 2019 por la empresa de investigación de mercado del Reino Unido YouGov arrojó el resultado de que una de cada cinco tailandesas (el 21% sobre el total de las 1107 personas encuestadas) sufrió acoso sexual. La mayoría de las experiencias de acoso sexual tuvieron lugar en espacios públicos tales como el transporte público (27%), los clubes nocturnos (18%), las escuelas y las universidades (17%) y otros espacios públicos (29%).

Jittirat Tantasirin posa para una fotografía por la campaña #GeneraciónIgualdad. Fotografía: ONU Mujeres/Nicolas Axelrod

Si bien Tailandia se encuentra segunda a nivel mundial en las calificaciones sobre representación de mujeres en cargos superiores, se reconoce cada vez más que la industria automotriz ha demostrado un bajo nivel de avance en materia de diversidad de género en los equipos ejecutivos. Tantasirin desarrolló su pasión por los derechos de las mujeres desde temprana edad, mientras veía cómo su madre (Penjan Tantasirin), una de las primeras mujeres en formar parte del directorio de Benz Talingchan, lidiaba con los estereotipos y la discriminación en su trabajo.

“Ser exitosa en este sector lleva mucho trabajo. Si bien la representación de mujeres en los directorios mejora lentamente, aún existe una cultura de desconfianza en la capacidad de las mujeres para liderar”, explica Tantasirin. “[Mi madre] fue la única mujer en el directorio, siempre se cuestionaban sus ideas y se ponía en duda su criterio en una industria [en la que los hombres por lo general son quienes] ocupan cargos de liderazgo. Estos sesgos enraizados son difíciles de cambiar”.

El Gobierno tailandés predijo que, en 2022, se necesitará el elevado número de 700.000 trabajadores/as con alta calificación en la industria automotriz a medida que la automatización cambia las modalidades laborales y el modo en el que las empresas hacen negocios. Hoy día, como directora ejecutiva de ATTA Autohaus, Tantasirin observa este panorama como una oportunidad para generar un canal de incorporación de mujeres capaces, que puedan acceder a cargos más altos. Asimismo, se dan las oportunidades para que quienes tengan talentos naturales prometedores reciban capacitación para convertirse en líderes. En consecuencia, implementó medidas específicas para impulsar el empoderamiento de las mujeres y una cultura laboral inclusiva en materia de género a través de la incorporación de nuevas estrategias de contratación, ascenso según el desempeño y un enfoque de gestión holocrático, además de apoyos con mentorías y asesoramientos que brindan salud emocional y bienestar al personal. La empresa también informa que en la actualidad el 60% de su directorio está compuesto por mujeres.

La inversión en el liderazgo de mujeres es mejor para los negocios

“Las mujeres son una fuente de talento desaprovechado. Las empresas que invierten correctamente ahora pueden construir empresas sólidas, que puedan atravesar la crisis del coronavirus. Todo se trata de cuán rápido las empresas pueden [aprovechar] los talentos femeninos sin descubrir y ayudarlas a que se conviertan en expertas en lo que hacen”, destaca Tantasirin.

SDG color stripe

“Para mí es importante crear un espacio de trabajo inclusivo en materia de género, ya que la diversidad y la variedad permiten crear una mejor experiencia para las y los clientes.”


SDG color stripe

Una de las iniciativas de empoderamiento de las mujeres de la que se encuentra más orgullosa de liderar se llama #She’sMercedes (Ella es Mercedes), una iniciativa mundial de Mercedes-Benz en la que ella colaboró para inspirar, conectar y empoderar a las mujeres que desean ser motores del cambio. Desde la apertura de su concesionario, la iniciativa ya formó alianzas con siete mujeres tailandesas de alto perfil que han compartido historias inspiradoras sobre cómo llevan un estilo de vida sin emisiones y cómo se enfrentan a los desafíos ambientales. Según Tantasirin, el siguiente paso de su proyecto se enfocará en la creación de un espacio de diálogo para mujeres líderes, en el que puedan crear soluciones sostenibles y compartir cómo adaptan sus empresas y cadenas de abastecimiento a la “nueva normalidad” desde el inicio de la pandemia.

“La iniciativa #She’sMercedes [genera un espacio donde las] mujeres hablamos sobre oportunidades, aprendemos y defendemos las causas en las que creen”, afirma Tantasirin. “Es muy necesario garantizar que las mujeres tengan los recursos que necesitan para atravesar este difícil período y alcanzar su máximo potencial. Para mí es importante crear un espacio de trabajo inclusivo en materia de género, ya que la diversidad y la variedad permiten crear una mejor experiencia para las y los clientes”.

Tantasirin ganó el premio de ONU Mujeres al espacio de trabajo inclusivo en materia de género en Tailandia en diciembre de 2020. En la actualidad, prioriza el cumplimiento de su empresa con los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres (WEP). Su empresa lleva adelante medidas para implementar estos principios gracias a un programa de ONU Mujeres, WeEmpowerAsia, con financiamiento de la Unión Europea. La región de Asia y el Pacífico ya tiene más de 900 signatarios a los Principios; además, a la fecha, 29 empresas tailandesas se han comprometido con ellos.