Charla con el Alcalde de Quito acerca del programa Ciudades Seguras

Fecha: 04 Sep 2012

En el marco de la reunión de líderes en el Foro Urbano Mundial que se está llevando a cabo en Nápoles, ONU Mujeres entrevistó al Alcalde de Quito, una de las ciudades que está buscando erradicar la violencia mediante el programa Ciudades Seguras.

Entrevista con el Alcalde de Quito, Dr. Augusto Barrera

En su calidad de Alcalde, ¿qué mensaje ha traído al Foro Urbano Mundial de parte de sus ciudadanos hombres y mujeres?

Dr. Augusto Barrera, alcade de Quito, Ecuador, recibe al Secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki-moon en Febrero del 2011.Foto : ONU Foto/Paulo Filgueiras

Las ciudades son el resultado de un esfuerzo colectivo; son un todo complejo compuesto por foros públicos en los que hombres, mujeres y niños interactúan en cuanto que sociedad y forjan un futuro urbano en un espíritu de libertad y respeto por la diversidad. Crear una comunidad en la cual se viva la vida en toda su plenitud presupone que en las ciudades prevalece el interés general por encima del interés individual. En Quito estamos haciendo transformaciones que, de hecho, son más importantes porque estamos creando una ciudad equitativa, unida, sostenible e inclusiva.

Y en lo referente a sus homólogos, los alcaldes de otras ciudades, ¿qué mensaje les trae basándose en su experiencia de crear una ciudad libre de violencia para las mujeres y las niñas?

Combatir la violencia de género en nuestros países es una lucha en la que todos tenemos que ser proactivos, independientemente del género. Los que, como yo, tenemos el honor y la responsabilidad de dirigir el destino de una ciudad, debemos garantizar diariamente el goce sin trabas de los derechos civiles a través de una serie de soluciones que sean innovadoras e inteligentes pero, y por encima de todo lo demás, creadas colectivamente.

El derecho a vivir una vida libre de violencia es un derecho que nos beneficia a todos -mujeres, niñas y hombres-, ya que nos hace pensar de manera nueva y radical acerca de las relaciones entre los seres humanos de modo de garantizar que las áreas comunes de las ciudades sean más democráticas, más igualitarias y más humanas.

Los cambios culturales son más difíciles de lograr en una sociedad y alcanzar esas metas tiene que ser la obligación de todos los que trabajamos para garantizar que la vida sea mejor, más digna y que ofrezca condiciones de vida que sean más equitativas.

¿Qué ha cambiado en la ciudad desde que la municipalidad incorporó la idea de “ciudad segura en sus políticas y en la legislación? ¿Puede darnos un ejemplo concreto de cómo las mujeres y las niñas viven mejor en ciudades que están comprometidas con la erradicación de la violencia y el acoso sexual?

Tenemos una política de tolerancia cero para la violencia sexual; el derecho a vivir una vida libre de violencia es un compromiso que involucra a toda la estructura municipal. A nivel de la toma de decisiones política, tenemos a la Comisión de Equidad Social y de Género del Concejo Metropolitano que ha estado trabajando en el entorno normativo a través de la adopción de decretos relativos a políticas para erradicar la violencia de género.

A nivel operacional tenemos las administraciones de cada distrito, que son oficinas que tienen la responsabilidad de implementar las políticas en los territorios. En la actualidad estamos trabajando en dos de los ocho distritos que son los más densamente poblados, donde el problema requería tomar medidas urgentes. Con este objetivo, la participación de la comunidad ha sido primordial para atender el problema y modificar los comportamientos violentos y abusivos.

En la Municipalidad de Quito hemos enfrentado con éxito el reto de erradicar la violencia sexual de la esfera del sistema de transportes y de los espacios públicos, y este logro se refleja también en la asignación de recursos y la creación de Centros de Equidad y Justicia (que son centros descentralizados que atienden las necesidades de los ciudadanos y están equipados para facilitar el acceso a la justicia y para atender y prevenir la violencia de género).

¿De qué maneras los diferentes actores sociales como los medios de comunicación de masa, las compañías y los ciudadanos participan en velar por que Quito se vuelva una ciudad más segura y libre de violencia para las mujeres y las niñas?

Desde el punto de vista de la municipalidad, hemos identificado los principales participantes como las organizaciones de mujeres y las organizaciones locales y comunitarias. Hemos reunido a diversos sectores de la municipalidad como la policía metropolitana, los medios de masa y las divisiones que prestan servicios para que difundan información pertinente, a fin de poder tratar el tema de la violencia hacia la mujer lo más ampliamente posible a través de los foros para lograr la interacción social. Una inquietud fundamental ha sido la de recuperar los espacios públicos para que, por fin, puedan ser realmente seguros, y también hemos sido diligentes a la hora de cambiar las percepciones del público que conducen a actos repetidos de violencia. En otras palabras, nos esforzamos por lograr un cambio cultural, un cambio radical en los hombres y las mujeres, de modo de lograr una relación que sea más democrática y más humana.