Hechos y cifras: Paz y seguridad

La mesa de la paz:

  • De un total de 585 acuerdos de paz firmados de 1990 a 2010, apenas 92 contenían alguna referencia a las mujeres.[1]
  • En 2013, más de la mitad de todos los acuerdos de paz firmados hacían referencia a las mujeres, la paz y la seguridad.[2]
  • De 1992 a 2011, menos del 4 por ciento de las personas signatarias de los acuerdos de paz y menos del 10 por ciento de las y los negociadores sentados a la mesa de paz eran mujeres.[3]

Liderazgo de las mujeres:

  • En los países afectados por conflictos, la proporción de escaños parlamentarios ocupados por mujeres es cuatro puntos inferior al promedio mundial del 22 por ciento y ejercen apenas el 13 por ciento de los cargos ministeriales.[4]
  • Las mujeres encabezan sólo el 19 por ciento de todas las misiones de las Naciones Unidas sobre el terreno.[5]
  • A principios de 2014, seis embajadoras desempeñaron funciones en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y elevaron la representación de mujeres a un histórico 40 por ciento.[6]

Salud, educación y medios de vida:

  • Aproximadamente la mitad de las niñas y los niños en edad escolar que no asisten a la escuela viven en zonas afectadas por conflictos. Las niñas, cuya tasa neta de matriculación en la enseñanza primaria es sólo del 73,4 por ciento en los países en situación de conflicto o posterior a un conflicto, se ven especialmente afectadas.[7]
  • En promedio, la mortalidad materna es un 60 por ciento más alta en los países en situación de conflicto y posterior a un conflicto.[8]
  • Sólo el 9 por ciento de la titularidad de la tierra en los países en situación de conflicto o posterior a un conflicto está en manos de mujeres, en comparación con el 19 por ciento mundial.[9]

Justicia y seguridad:

  • Desde el año 2000, las mujeres conforman en promedio el 25 por ciento de las y los miembros de las comisiones de la verdad y la reconciliación.[10]
  • El 97 por ciento del personal militar de mantenimiento de la paz y el 90 por ciento del personal policial son varones.[11]
  • Las mujeres votantes tienen una probabilidad cuatro veces mayor que sus homólogos varones de ser objeto de actuaciones intimidatorias en las elecciones en Estados frágiles y en transición.[12]
  • Veintisiete países retienen las disposiciones legales que impiden a las madres transferir su nacionalidad a hijas e hijos en igualdad de condiciones que los padres, lo que convierte a las niñas y los niños en apátridas.[13]
  • 40 por ciento de las convicciones de individuos en el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia incluyen cargos de violencia sexual.[14]
  • Según informes de la República Democrática del Congo sobre el alcance de la violencia sexual relacionada con los conflictos, ésta oscila entre el 18 y el 40 por ciento entre las mujeres y niñas y entre el 4 y el 24 por ciento entre los hombres y los niños.[15]
  • Uno de cada cuatro hogares de todas las familias sirias refugiadas en Egipto, el Líbano, Iraq y Jordania está encabezado por mujeres.[16] En Malí, más del 50 por ciento de las familias desplazadas están encabezadas por mujeres.[17]
  • En Rwanda, antes del genocidio de 1994, las jóvenes contraían matrimonio a una edad promedio de entre 20 y 25 años. En los campamentos para personas refugiadas durante y después del genocidio, la edad promedio para contraer matrimonio era de 15 años.[18]
  • La tasa de matrimonio precoz entre las niñas sirias refugiadas en Jordania es del 51 por ciento.[19]

Procesos de consolidación de la paz y recuperación:

  • En el contexto de los programas de recuperación temprana, sólo el 22 por ciento de los fondos provenientes de contribuciones en efectivo se desembolsaron directamente para las mujeres en 2013.[20]
  • En 2013, entre el 25 y el 28 por ciento de las personas beneficiarias de los programas de desarme, desmovilización y reintegración fueron mujeres y niñas.[21]
  • Sólo el 1 por ciento del gasto destinado a la reforma del sector de seguridad se vuelca a iniciativas que tienen la igualdad de género como un objetivo importante.[22]
  • En una muestra de seis países en situaciones posteriores a un conflicto, menos del 8 por ciento del gasto se encontraba presupuestado específicamente para empoderar a las mujeres y promover la igualdad de género.[23]
Notas 

[1] Bell, Christine y C. O’Rourke, 2010, “Peace Agreements or Pieces of Paper? The Impact of UNSC Resolution 1325 on Peace Processes and their Agreements”, International and Comparative Law Quarterly, p. 59.

[2]Informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre las mujeres y la paz y la seguridad, 24 de septiembre de 2014, S/2014/693. p. 12.

[3] ONU Mujeres, 2012, “Participación de las mujeres en las negociaciones de paz: relaciones entre presencia e influencia” in Manual de consulta de ONU Mujeres sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad p. 2-3.

[4] Unión Interparlamentaria, 2014. Parline database query, y el Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad, 24 de septiembre de 2014, S/2014/693. p. 13.

[5] Informe del Secretario General sobre las mujeres y la paz y la seguridad, 24 de septiembre de 2014, S/2014/693. p. 15.

[6] Ibíd. p. 11.

[7] Estimaciones aportadas por el Instituto de Estadística de la UNESCO para 2014 para el Informe del Secretario General S/2014/693. p. 25-26.

[8] Cálculos de ONU Mujeres basados en datos del Grupo Interinstitucional para la Estimación de la Mortalidad Materna y estimaciones de partos de previsiones de población mundiales de la División de Población. Citado en el Informe del Secretario General, S/2014/693. p. 27.

[9] Cálculos de ONU Mujeres basados en datos de la Base de Datos sobre Género y Derecho a la Tierra, de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, citado en el Informe del Secretario General S/2014/693, p. 22.

[10] ONU Mujeres, 2012, Seguimiento de la aplicación de la Resolución 1325, pág. 19 en Manual de Consulta de ONU Mujeres sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad

[11] Cálculos de ONU Mujeres basados en cifras de los países, proporcionados por DOMP, DAP y DAAT en marzo de 2014. Citado en el Informe del Secretario General, S/2014/693. p. 18.

[12] IFES, 2011, “Breaking the Cycle of Gender Violence”p. 16

[13] ACNUR, Annual Survey on Gender Discrimination in Nationality Laws, 2013

[14] 30 de 74 condenas, de acuerdo al sitio web del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, consultado en octubre de 2014.

[15] UNICEF, 2014, “Hidden in Plain Sight: A statistical analysis of violence against children” p. 68

[16] ACNUR, 2014, “Woman Alone: The fight for survival by Syria’s refugee women” p. 8

[17]  Consejo Noruego para los Refugiados, 2014, “Global Overview 2014: People internally displaced by conflict and violence”. p. 30.

[18] Women’s Refugee Commission, 2014, “Strong Girls, Powerful Women: Program Planning and Design for Adolescent Girls in Humanitarian Settings” p. 4

[19] ONU Mujeres, 2013, “Gender-Based Violence and Child Protection Among Syrian Refugees in Jordan, with a Focus on Early Marriage” p. 2

[20] Datos proporcionados por la estrategia de seguimiento del PNUD que supervisa los desembolsos asignados a mujeres beneficiarias en los empleos temporarios y los proyectos sobre medios de vida productivos. Citado en el Informe del Secretario General de las Naciones Unidas sobre las mujeres y la paz y la seguridad, 24 de septiembre de 2014, S/2014/693. p. 23.

[21] Cálculos de ONU Mujeres basados en datos proporcionados por el DOMP y PNUD, citado en el Informe del Secretario General S/2014/693. p. 24.

[22] ONU Mujeres, PNUD, Oficina de Apoyo a la Consolidación de la Paz, 2014, “Summary of Findings of Seven Point Action Plan Baseline Study” (disponible a solicitud).

[23] ONU Mujeres, 2012, “Lo que quieren las mujeres: planificación y financiación para una consolidación de la paz sensible al género” en Manual de Consulta de ONU Mujeres sobre las Mujeres, la Paz y la Seguridad. p. 5.