ODS 8: Promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo y el trabajo decente para todas y todos

Foto: AFP/Luis Acosta

Metas

  • Para 2030, lograr el empleo pleno y productivo y garantizar un trabajo decente para todos los hombres y mujeres, incluidos los jóvenes y las personas con discapacidad, y la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor.
  • Adoptar medidas inmediatas y eficaces para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y la trata de seres humanos y asegurar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluidos el reclutamiento y la utilización de niños soldados, y, a más tardar en 2025, poner fin al trabajo infantil en todas sus formas.
  • Proteger los derechos laborales y promover un entorno de trabajo seguro y protegido para todos los trabajadores, incluidos los trabajadores migrantes, en particular las mujeres migrantes y las personas con empleos precarios.
  • Mantener el crecimiento económico per capita de conformidad con las circunstancias nacionales y, en particular, un crecimiento del producto interno bruto de al menos un 7% anual en los países menos adelantados.
  • Lograr niveles más elevados de productividad económica mediante la diversificación, la modernización tecnológica y la innovación, entre otras cosas centrando la atención en sectores de mayor valor añadido y uso intensivo de mano de obra.
  • Promover políticas orientadas al desarrollo que apoyen las actividades productivas, la creación de empleo decente, el emprendimiento, la creatividad y la innovación, y alentar la oficialización y el crecimiento de las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, entre otras cosas mediante el acceso a servicios financieros.
  • Mejorar progresivamente, para 2030, la producción y el consumo eficientes de los recursos mundiales y procurar desvincular el crecimiento económico de la degradación del medio ambiente, de conformidad con el marco decenal de programas sobre modalidades sostenibles de consumo y producción, empezando por los países desarrollados.
  • Para 2020, reducir sustancialmente la proporción de jóvenes que no están empleados y no cursan estudios ni reciben capacitación.
  • Para 2030, elaborar y poner en práctica políticas encaminadas a promover un turismo sostenible que cree puestos de trabajo y promueva la cultura y los productos locales.
  • Fortalecer la capacidad de las instituciones financieras nacionales para alentar y ampliar el acceso a los servicios bancarios, financieros y de seguros para todos.
  • Aumentar el apoyo a la iniciativa de ayuda para el comercio en los países en desarrollo, en particular los países menos adelantados, incluso en el contexto del Marco Integrado Mejorado de Asistencia Técnica Relacionada con el Comercio para los Países Menos Adelantados.
  • Para 2020, desarrollar y poner en marcha una estrategia mundial para el empleo de los jóvenes y aplicar el Pacto Mundial para el Empleo de la Organización Internacional del Trabajo.
ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico

Una economía sostenible e inclusiva fomenta el crecimiento con beneficios para todas y todos. No perjudica el medio ambiente y utiliza recursos de manera sensata para que sigan estando disponibles para las generaciones venideras. Para muchas personas, el empleo es el punto de entrada al bienestar económico. En una economía inclusiva, el trabajo decente significa un salario digno, seguridad en el puesto de trabajo y protección contra la discriminación.

En este sentido, se ha conseguido un cierto progreso. Hace 20 años, el 40 por ciento de las mujeres participaban en el empleo asalariado y remunerado; actualmente, el 48 por ciento de las mujeres reciben una paga por su trabajo. Sin embargo, a nivel mundial, las mujeres siguen trabajando con salarios inferiores en comparación con los hombres [1]. Los estereotipos de género a menudo definen lo que es “un trabajo de mujeres” y adjudican a las mujeres los peores trabajos. De 143 países, al menos el 90 por ciento de ellos tienen algún tipo de restricción legal sobre el empleo de las mujeres [2].

Cuando las economías se proponen promover los derechos de las mujeres y la igualdad de género, los resultados obtenidos, como, por ejemplo, sociedades más justas y un mayor dinamismo económico, benefician a todo el mundo. Las mujeres deben tener el mismo acceso al trabajo decente, los recursos productivos y los servicios financieros, e influir en pie de igualdad en las decisiones económicas.

ONU Mujeres prioriza los derechos económicos y el crecimiento para todas y todos. Esto incluye la promoción de leyes relacionadas con la igualdad de remuneración por trabajo de igual valor, un mejor acceso a las oportunidades de empleo, seguridad ante el acoso sexual en el puesto de trabajo, y otros derechos fundamentales. La organización promueve la capacidad de las mujeres de procurarse trabajos decentes, acumular bienes e influir en instituciones y políticas públicas que determinan el crecimiento y el desarrollo. Asimismo, tiene como objetivo cuantificar y redistribuir el trabajo no remunerado que las mujeres realizan como cuidadoras, y adoptar medidas para que tanto mujeres como hombres puedan combinarlo con el empleo remunerado. Mediante los Principios para el empoderamiento de las mujeres, ONU Mujeres también involucra al sector privado para crear oportunidades igualitarias para las mujeres en el trabajo, en el mercado y en las juntas directivas.

Historias

Central Asia
Chairwoman

Sembrar y coser o cómo impulsar la autosuficiencia en Asia Central
Gracias a un programa regional, varias familias de trabajadoras y trabajadores migrantes de Kirguistán y Tayikistán están recibiendo capacitación, recursos y microcréditos para convertirse en empresarias y empresarios autosuficientes. Más de 520.000 trabajadoras y trabajadores migrantes y sus familias se han beneficiado de servicios muy diversos. Además, el programa promueve la elaboración de políticas y el diálogo sobre migración.


Tina Tuonyon is a 37-
year-old single mother who used to sell charcoal at a small market stall. She is now a
cross-border trader with a big clothing and household goods shop. Photo: UN Women/Arwen
Kidd

“Gracias a mi negocio estoy ampliando mi mundo”
Un programa integral para promover la alfabetización de las mujeres, sus competencias comerciales, empresariales y económicas, está transformando las vidas de más de 20.000 mujeres rurales de Liberia. (Solo disponible en inglés)


Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) ODS 15: Vida de ecosistemas terrestres ODS 17: Alianzas para lograr los objetivos ODS 16: Paz, justicia e instituciones sólidas ODS 14: Vida submarina ODS 13: Acción por el clima ODS 12: Producción y consumo responsables ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles ODS 10: Reducción de las desigualdades ODS 9: Industria, innovación e infraestructura ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico ODS 7: Energía asequible y no contaminante ODS 6: Agua limpia y saneamiento ODS 5: Igualdad de género ODS 4: Educación de calidad ODS 3: Salud y bienestar ODS 2: Hambre cero ODS 1: Fin de la pobreza Las mujeres y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)
Desde mi perspectiva
Pelin Aslantaş

Pelin Aslantaş

“Soy la única mujer conductora de autobús de la ciudad, entre 202 varones que hacen esta tarea...”

SDG 8: Decent work and economic growth

Leer más

Publicación destacada
Vídeo
Vídeo
Más igualdad en el cuidado. Más igualdad de derechos

En todos los países de América Latina y el Caribe con datos sobre el uso del tiempo, las mujeres dedican entre el doble hasta cinco veces más tiempo que los hombres al trabajo no remunerado, lo que limita sus oportunidades educativas, laborales y les deja menos tiempo para el descanso, el ocio o la participación política. ONU Mujeres en su informe emblema. “El Progreso de las Mujeres en el Mundo: Transformar las Economías para Realizar los Derechos” señala la importancia de generar empleos.