Todas y Todos Debemos Unirnos para Acabar con la Violencia contra las Mujeres

Fecha : 24 November 2010

Mensaje de la Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet en el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Nos unimos a los millones de mujeres y hombres, grupos comunitarios, redes para los derechos de las mujeres, entidades gubernamentales, parlamentarias/os, trabajadoras/es del sector salud y profesoras/es, quienes han hecho del 25 de Noviembre — el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer — un día para unirnos y renovar nuestro compromiso común para terminar con esta pandemia global que es la violencia contra las mujeres.

Alrededor del mundo, mujeres y niñas continúan sufriendo violencia dentro y fuera de sus hogares, a menudo a manos de sus parejas o personas de confianza. La violencia de género, particularmente la violencia sexual, se ha convertido también en un problema persistente en situaciones de conflicto armado. Detener las violaciones de los derechos de las mujeres es un imperativo moral y un hecho por lo que debemos unirnos para combatirlo. El impacto de este azote a la sociedad — psicológico, físico y económico — no puede ser aumentado. Abordar esta violación persistente puede también revertir el impacto económico por la reducción significativa de la productividad y el incremento de los gastos derivados de los cuidados sanitarios — fondos desperdiciados en un problema prevenible.

La Campaña del Secretario General, “ÚNETE para Poner Fin a la Violencia contra las Mujeres, ha dado un nuevo ímpetu a los esfuerzos para eliminar la violencia contra las mujeres. Más de 130 países tienen ahora leyes contra la violencia doméstica; sin embargo, se necesita hacer más para implementarlas y luchar contra la impunidad. Más hombres y organizaciones de hombres están uniéndose a la campaña para poner fin a la violencia contra mujeres y niñas, pero necesitamos combatir actitudes y comportamientos que permiten o incluso fomentan esta violencia. Necesitamos servicios para que millones de mujeres y niñas que sobreviven al abuso cada año puedan recuperarse y obtener justicia. Necesitamos que los perpetradores rindan cuentas. Necesitamos intensificar los esfuerzos de prevención para que algún día no necesitemos reunirnos más el 25 de noviembre y hacer un llamado para erradicar la violencia contra las mujeres.

Unirnos en los esfuerzos para poner fin a la violencia, es responsabilidad de todos y todas. Gobiernos, compañías privadas, grupos de la sociedad civil, comunidades y ciudadanos/as individuales, todos/as pueden hacer una contribución importante. Hombres y niños deben ser activos en el fomento del respeto por las mujeres y tolerancia cero para la violencia. Líderes culturales y religiosos pueden enviar mensajes claros sobre el valor de un mundo libre de violencia contra las mujeres.

En la medida que nos unimos para eliminar la violencia, una parte central de nuestra responsabilidad debe ser proveer recursos suficientes. Hasta ahora, esta inversión ha sido inadecuada. El año pasado, el Fondo Fiduciario de Naciones Unidas para Eliminar la Violencia contra las Mujeres cubrió solamente el 3% de las solicitudes recibidas para programas importantes para avanzar. El Fondo tiene una meta de financiamiento de US$100 millones anuales, por la que todos/as podemos esforzarnos para que se alcance. Estos fondos irán a gobiernos, grupos de la sociedad civil y agencias de Naciones Unidas, a la vanguardia del cabildeo e innovación para eliminar la violencia contra las mujeres y niñas.

Paso a paso, podemos trabajar juntos y juntas hacia el día en que todas las mujeres vivan libres de violencia y desarrollen todo su potencial como agentes poderosas para lograr sociedades prósperas y pacíficas.