ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Discurso de Michelle Bachelet, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, en el acto de presentación de “Porque soy una niña” de Plan Internacional

Error:

Fecha: 11 October 2012

Discurso de Michelle Bachelet, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, en el evento de presentación de Plan Internacional “Porque soy una niña, Nueva York, 11 de octubre de 2012, en ocasión del primer Día Internacional de la Niña.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Buenas tardes. Les deseo a todos un feliz primer Día Internacional de la Niña. ¡Mis mejores deseos para todas las niñas del mundo!
Me complace enormemente estar hoy aquí con ustedes. ¡Es un día histórico! Le doy las gracias al Director Ejecutivo de Plan Internacional, Nigel Chapman, por invitarme. Muchas gracias, Presidenta Ellen Loj. Propongo un gran aplauso para Plan Internacional y para los gobiernos de Canadá, Perú y Turquía por liderar la creación del Día Internacional de la Niña.

Quiero expresar mi gratitud a Plan Internacional por su informe sobre el Estado de las Niñas del Mundo y por invitarme a contribuir con un prólogo a este importante documento sobre la educación de las niñas.
No estaría aquí ahora mismo como primera Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, no hubiera sido la primera mujer Presidenta de mi país, Chile, ni Ministra de Defensa, ni Ministra de Salud, ni médica, si no hubiera tenido la oportunidad de recibir una educación.

La educación constituye un derecho humano fundamental. La educación es una fuerza poderosa para la justicia, la paz y la igualdad de oportunidades. La educación abre la puerta al empleo, a la participación política y a un mayor abanico de opciones.

Y sabemos que la educación salva vidas. El hijo de una madre que sabe leer tiene el doble de posibilidades de sobrevivir más allá de los cinco años de edad. Las niñas que completan la educación secundaria tienen menos probabilidades de convertirse en seropositivas y tienen una probabilidad hasta seis veces menor de casarse mientras todavía son niñas.

También sabemos que las niñas que defienden su derecho a la educación pueden ser objeto de ataques. Es lo que sucedió hace dos días en Pakistán, cuando una niña de 14 años llamada Malala Yousafzai y otras dos compañeras de estudios fueron tiroteadas por extremistas.

Hoy, en el Día Internacional de la Niña, expresamos nuestra solidaridad con Malala y con todas las niñas del mundo que quieren que se respeten sus derechos, que quieren finalizar sus estudios y que quieren vivir sin violencia ni discriminación. Todas las niñas deberían tener una auténtica oportunidad para realizar plenamente su potencial.

Hoy, cuando me vaya de aquí, iré a las Naciones Unidas para asistir a un encuentro con Desmond Tutu, el UNICEF y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, entre otros, para conmemorar el Día Internacional de la Niña. Juntos estamos determinados a erradicar el matrimonio infantil para que las niñas puedan ser niñas, no novias.

Las niñas con educación secundaria tienen una probabilidad de hasta seis veces menor de casarse mientras son niñas. La educación es una de las mejores estrategias para proteger a las niñas y combatir el matrimonio infantil.

ONU Mujeres se enorgullece de acompañarles hoy aquí para celebrar el primer Día Internacional de la Niña.

Nos enorgullece formar parte de la Iniciativa mundial del Secretario General por la educación, lanzada hace apenas unas semanas. Education First potenciará la relevancia de la educación en la agenda política mundial y movilizará apoyos para conseguir objetivos internacionales en materia educativa. Nuestras tres máximas prioridades son escolarizar a todos los niños y niñas, mejorar la calidad de la educación y fomentar la ciudadanía global.

ONU Mujeres considera que la educación puede desempeñar un gran papel para poner fin a la violencia contra mujeres y niñas. En su máximo exponente, la educación promueve el respeto mutuo y la igualdad de género.

Es por ello que ONU Mujeres trabaja con sus socios para convertir las escuelas y las comunidades en lugares seguros para las niñas. Se trata de espacios seguros para grupos especialmente discriminados, para implicar a la juventud en la movilización de la comunidad y para explorar nuevas estrategias de promoción del cambio social. Con este propósito trabajamos en países como Guatemala, Zambia, Bolivia, México, Camboya, Camerún, Senegal, Nicaragua, Jamaica, India y Sudáfrica.
Trabajamos en nuevas maneras de implicar a padres, maestros de escuela y líderes tradicionales en la defensa de las niñas.

Estamos asociados con la Asociación Mundial de las Guías Scouts para eliminar la violencia contra las niñas y las jóvenes. El programa de estudios que estamos elaborando dotará a las niñas y las jóvenes de herramientas para comprender las causas profundas de la violencia en sus hogares y comunidades, y para educar e implicar a sus congéneres y sus comunidades en la eliminación, de una vez por todas, de la violencia.

Hoy, pongo a disposición de la campaña “PORQUE SOY UNA NIÑA el enérgico respaldo de ONU Mujeres.
Juntos, trabajamos para que un día todas las niñas puedan decir sin miedo: porque soy una niña, tengo igualdad de derechos, igualdad de oportunidades e igualdad de participación. Tengo el derecho a vivir sin violencia, sin matrimonio infantil y sin discriminación.

Un día en que todas las niñas puedan decir: tengo derecho a la educación.

¡Hasta el día en que todas las niñas puedan reclamar y ejercer sus derechos humanos y alcanzar plenamente su potencial!

Como decimos en mi país, Chile: no hay marcha atrás. Seguiremos avanzando.

Muchas gracias.