ONU Mujeres condena la violencia contra las mujeres afganas y pide justicia

Fecha : 13 July 2012

Declaración de Michelle Bachelet, Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, 13 de julio de 2012.

En las últimas semanas la nación afgana ha sido testigo de abusos extremos y de increíble violencia contra las mujeres. La tortura y violación de una joven, Lal Bibi, por parte de la Policía Local Afgana y la ejecución de otra joven, Najiba, han generado la indignación nacional e internacional. Una vez más, estos casos han centrado la atención sobre la necesidad continua y urgente de proteger los derechos de las mujeres y de las niñas en momentos en que el mundo redefine su rol en Afganistán y que el Gobierno de Afganistán avanza en la transición.

Esta brutalidad es intolerable y ONU Mujeres insta al Gobierno afgano a tomar medidas urgentes para responder a estos crímenes, llevando a los culpables ante la justica; y a poner fin a una cultura de impunidad y crear una cultura de tolerancia cero para la violencia y la discriminación contra las mujeres y las niñas.

Cada vez son más los casos de violencia contra las mujeres denunciados por la Comisión Independiente de Derechos Humanos de Afganistán y ante la retirada gradual de las Fuerzas Internacionales de Seguridad, es primordial que los importantes progresos alcanzados para y con las mujeres en la última década continúen y se mantengan, y que las mujeres participen plenamente en la creación del futuro del país. Si se sigue ignorando a las mujeres y las niñas afganas en los principales procesos de toma de decisiones que afectan a su país, la visión de un Afganistán más seguro, próspero y estable no puede cristalizarse.

El domingo pasado, la comunidad internacional se comprometió a otorgar fondos a Afganistán por la cantidad de 16.000 millones de dólares con ocasión de la conferencia de donantes que se llevó a cabo en Tokio. Si se destina una parte considerable de esos fondos a la justicia y a la plena participación de las niñas y las mujeres afganas, Afganistán tendrá más probabilidades de lograr la paz y la democracia. Es fundamental que el Gobierno de Afganistán y la comunidad internacional respeten los compromisos asumidos en Tokio, que incluyen mejorar el acceso de todos a la justicia, en especial las mujeres, garantizando que la Constitución y que otras leyes fundamentales “sean respetadas de manera expeditiva, justa y transparente y que se garantice la implementación de la Ley de erradicación de la violencia contra las mujeres, incluso “mediante servicios a las víctimas así como el cumplimiento de la ley.

Si queremos asegurar que haya progreso en Afganistán, tenemos que actuar solidariamente para dar prioridad a los derechos de las mujeres, a la igualdad y a la rendición de cuentas, para poner fin a la impunidad de la violencia contra las mujeres y las niñas. ONU Mujeres sigue comprometida a trabajar con el Gobierno y con el pueblo de Afganistán para hacer avanzar el empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género.

Contacto para los medios:

En Nueva York: Mandy Kibel, Tel.: +1 646.781.4522; mandy.kibel@unwomen.org