ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Participación de las mujeres en la recuperación económica

Error:

Fecha: 18 November 2011

Palabras de Michelle Bachelet Directora Ejecutiva de ONU Mujeres en la Reunión de Alto Nivel entre la Comisión para la Consolidación de la Paz y la Junta Ejecutiva de ONU Mujeres. 18 de noviembre de 2011.

[ Cotejar con el texto pronunciado]

Excelencias y Distinguidos Delegados:

Es un placer para mí estar hoy aquí en la primera reunión de la Comisión para la Consolidación de la Paz, ONU Mujeres y nuestra Junta Directiva.

Tanto la Comisión como ONU Mujeres son fruto de la reforma de la ONU para aumentar la eficacia de las Naciones Unidas y obtener mejores resultados en la promoción de los principios y metas centrales.

Ambas compartimos la meta de promover la participación igualitaria y plena de las mujeres en todos los esfuerzos de paz y seguridad.

Tal como está enunciada en nuestro Plan Estratégico adoptado por la Junta Ejecutiva, ésta es una prioridad central para ONU Mujeres. Y es una de las responsabilidades de la Comisión para la Consolidación de la Paz según lo estipulado en la resolución que le dio origen.

Nos reunimos hoy para discutir uno de los aspectos clave de la consolidación de la paz: la participación de las mujeres en la recuperación económica y tenemos avances desde donde comenzar a construir.

Como órganos y Estados Miembros de las Naciones Unidas hemos logrado este progreso en conjunto, forjando alianzas, asumiendo compromisos y desarrollando estrategias y marcos para la rendición de cuentas.

Nos orienta el informe 2010 del Secretario General sobre mujeres y consolidación de la paz que contiene siete recomendaciones prácticas y concretas.

El informe insta a la ONU y sus contrapartes a garantizar que las mujeres reciban al menos el 40 por ciento de los días de empleo en las situaciones posteriores a los conflictos. Llama al suministro del financiamiento adecuado para atender las necesidades específicas de las mujeres, promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

El compromiso de la ONU de aportar el 15 por ciento de todo el financiamiento posconflicto para satisfacer las necesidades de las mujeres constituye un paso en la dirección correcta.

El informe hace un llamado a los programas de desarrollo e infraestructura local para involucrar a las organizaciones de mujeres de la sociedad civil. E insta a la promoción de las mujeres como agentes de prestación de servicios de “primera línea en áreas como la atención de la salud, extensión agrícola y gestión de los recursos naturales.

El informe también exhorta a garantizar la participación igualitaria de las mujeres en todas las etapas del desarme, la desmovilización y la reintegración. Esto me lleva a preguntarme ¿cuál sería el impacto si colocáramos en la recuperación económica de las mujeres aunque sea una porción del dinero que se destina a DDR?

Sostengo que esta inversión sería una medida inteligente.

Las mujeres construyen la paz pues invierten en el bienestar de su familia y comunidad, lo que, al fin de cuentas, constituye los cimientos de la paz y la recuperación.

Por ello para que la recuperación resulte efectiva y sostenible, las mujeres deben participar en igualdad de condiciones en la programación y deben beneficiarse por igual del apoyo y el financiamiento para la recuperación económica.

Esto resulta de particular importancia en las situaciones posteriores a los conflictos armados. Los conflictos provocan más jefaturas femeninas de hogar; es decir, más mujeres que luchan sin la ayuda de nadie por la supervivencia de sus hijos, la familia y el desarrollo. Y ellas saben lo que necesitan.

La reafirmación de las necesidades que tienen las mujeres de recursos para la recuperación, como acceso a la tierra y los bienes del esposo fallecido, puede suministrar los recursos necesarios para sostener a la familia y acelerar la recuperación económica.

Los estudios muestran que la inversión en las mujeres tiene un alto rendimiento. Son más proclives que los varones a destinar sus ingresos a salud y educación para aumentar el bienestar de sus hijos y la familia.

Invertir en las capacidades económicas y el empleo de las mujeres significa invertir en la prestación de servicios sociales, lo cual es condición esencial para la paz y la recuperación a largo plazo.

Además una mayor participación de las mujeres en la fuerza laboral generalmente les da los recursos, las condiciones y redes que necesitan para ingresar a la esfera política y construir una paz perdurable.

Asimismo, tenemos pruebas cada vez más concluyentes para mostrar que dejar a las mujeres al margen realmente perjudica la recuperación económica. Los datos disponibles sobre el Asia meridional muestran que la falta de participación de las mujeres en la fuerza laboral de todo el continente provoca pérdidas que se estima que en total ascienden a los $89 mil millones de dólares anuales.

El informe del Secretario General sobre la participación de las mujeres en la consolidación de la paz señala que varias de las economías mundiales que crecieron con más rapidez durante la última mitad de siglo comenzaron a crecer a partir de las cenizas de un conflicto. Y sus logros derivan en parte del mayor papel que desempeñaron las mujeres en la producción, el comercio y la empresa.

Pese a todo esto, la participación igualitaria de las mujeres en el empleo posconflicto sigue siendo un desafío, pues continúa siendo escasa. Los datos de países en situación de posconflicto revelan que las mujeres reciben un porcentaje muy pequeño de los trabajos en los programas de generación de empleo.

Claramente podemos y debemos mejorar esta situación.

ONU Mujeres tiene el compromiso de alcanzar mayores progresos para las mujeres y la consolidación de la paz. Estamos intensificando el apoyo para la participación y el liderazgo de las mujeres y su empoderamiento económico.

Estamos trabajando junto al Programa Mundial de Alimentos, el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola y la Organización para la Alimentación y la Agricultura con el fin de proporcionar apoyo específico para el empoderamiento económico de las mujeres rurales.

Prestamos apoyo a estudios y análisis para generar evidencia y fundamentos económicos para la participación de las mujeres. En breve conocerán más acerca de la investigación en curso sobre la incorporación de las mujeres a la recuperación económica que efectuó Patricia Justino del Instituto para Estudios del Desarrollo.

Estamos además embarcadas en una nueva forma de trabajo a través de las alianzas, aprovechando el conocimiento experto, el alcance y los recursos de contrapartes gubernamentales, de la sociedad civil y el sector privado para lograr un mayor impacto y obtener resultados más sólidos.

Me gustaría subrayar que estamos edificando las capacidades de ONU Mujeres sobre el terreno para prestar un mejor apoyo estratégico a nuestros socios y para ello nos estamos enfocando en pasar de los proyectos de menor magnitud a unos enfoques de gran escala. Desde luego, para obtener resultados positivos es fundamental el compromiso mutuo entre todos los que estamos aquí en esta reunión.

Para concluir, me gustaría sugerir tres formas con las que podríamos generar mayores progresos para las mujeres y la consolidación de la paz mediante el trabajo conjunto.

En primer lugar, bajo el mandato de la Comisión para la Consolidación de la Paz de conseguir recursos, les pido que consideren un compromiso para conseguir recursos para la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres: Idealmente, esto incluiría una referencia positiva a la meta de destinar un 15 por ciento de todo el financiamiento para las situaciones de posconflicto a atender las necesidades de las mujeres.

En segundo término, quisiera proponerles que consideren la posibilidad de mantener debates bianuales sobre las configuraciones específicas a cada país junto a ONU Mujeres sobre el progreso y los desafíos de incorporar a las mujeres a la consolidación de la paz.

Y en tercer lugar, me gustaría invitar a los presidentes de las configuraciones y ofrecer a los gobiernos sumarse al diálogo con ONU Mujeres sobre las prioridades de los países en materia de mujeres y consolidación de la paz. A este respecto, propongo que ONU Mujeres facilite reuniones en los países con los grupos de mujeres para las misiones de la Comisión.

Y para cerrar, permítanme agradecer esta oportunidad de referirme hoy a la importancia del tema de la participación de las mujeres en la recuperación económica.

Sinceramente espero que éste sea un primer paso en una relación prolongada y dinámica entre ONU Mujeres, los miembros de nuestra Junta Ejecutiva y la Comisión para la Consolidación de la Paz.

Muchas gracias.