ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

Palabras de Michelle Bachelet a la Escuela de Shibuya de Enseñanza Intermedia y Secundaria

Error:

Fecha: 12 November 2012

Palabras de Michelle Bachelet a la Escuela de Shibuya de Enseñanza Intermedia y Secundaria.Tokio, Japón. 12 de noviembre de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado]

Estoy muy feliz de encontrarme hoy aquí en Shibuya para hablar con todos ustedes. Quiero agradecer al Director del establecimiento, Sr. Tetsuo Tamura, por esta oportunidad.

Tokio es una ciudad asombrosa, llena de vida y color y de jóvenes como ustedes. Es inmensa la energía que circula por las calles y eso nos recuerda algo: ahí se encuentra el futuro de Japón.

Aquí las señales de la globalización están en todas partes. En este contexto, cada uno de ustedes está muy consciente del entorno y del mundo en el que vive. Como estudiantes de esta escuela, se les motiva para ser curiosos, hacer preguntas y establecer nuevas conexiones.

La sede de las Naciones Unidas puede estar en el otro lado del mundo, pero los interrogantes a los que nos enfrentamos son los mismos, son los que no se leen en los libros de texto ni los que se aprenden en clase.

Soy la Directora Ejecutiva de una organización nueva, de ONU Mujeres. Recientemente conversaba con estudiantes de secundaria en la Ciudad de Nueva York acerca del progreso que hemos alcanzado para las mujeres y de los desafíos que quedan por delante. Esto sucedió poco después de la noticia de un crimen cometido contra una estudiante pakistaní llamada Malala.

La historia de la valiente lucha de Malala por su derecho a la educación resonó en la gente, especialmente entre los jóvenes, y en todo el mundo debido a la forma en que un acto simple pudo poner en peligro la vida de una jovencita. La suya es una de las numerosas historias de mujeres que deben enfrentar discriminación y violencia para hacer de la igualdad de género en una realidad para sus vidas.

ONU Mujeres trabaja en países de todo el mundo y he conocido a muchísimas mujeres de toda condición. Sé que en esta sala me estoy dirigiendo a mujeres y hombres que encabezarán el proceso de Japón hacia una sociedad más igualitaria, democrática y próspera para todos y todas. Para ello contarán con una base sólida.

Japón ha demostrado su capacidad de liderazgo en las Naciones Unidas, especialmente en lo referente a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Compartió sus experiencias de recuperación del Gran Terremoto de Japón Oriental para beneficio de otros Estados Miembros, destacando el papel fundamental de las mujeres en la reducción de riesgos de desastre.

Más tarde en el día de hoy tendré la oportunidad de conversar con miembros de la comunidad empresarial que están tomando la iniciativa de una nueva cultura empresarial japonesa: una que incluya a más mujeres y a más mujeres en los niveles superiores y puestos ejecutivos.

Esta noche me sumaré a los integrantes de las ONG japonesas, activistas por los derechos de las mujeres y líderes para la iluminación de la Torre de Tokio. Esta noche mírenla, la torre se encenderá de púrpura para recordarnos a todos sobre las Semanas para Eliminar la Violencia contra las Mujeres.

ONU Mujeres apoya a las mujeres y los hombres que trabajan por la igualdad de género y los derechos de las mujeres en Japón. En todo el mundo aunamos esfuerzos con dirigentes gubernamentales, las ONG, líderes comunitarios y personas de forma individual para responder a los numerosos desafíos que enfrentan las mujeres y garantizar la protección de sus derechos.

Hoy tengo la oportunidad de decir que ONU Mujeres está a su lado. En las últimas décadas hemos observado cambios radicales para las mujeres en cada uno de los aspectos de su vida: desde educación, trabajo, política, hasta el ámbito del hogar.

Pero debemos referirnos al presente. Debemos mirar a nuestro alrededor y ver las injusticias, desigualdades y amenazas a la paz en otras partes del mundo, o en las calles de Tokio. Cuento con ustedes para que hagan todo lo que esté a su alcance para promover la igualdad entre mujeres y hombres. Vuestra visión del futuro es la que más importa.

Puedo hablar por experiencia propia: “Buscar y pensar por sí mismos [Jicho-Jiko]; es una tarea enorme. Pero todos y cada uno de ustedes está a la altura de esa tarea.

Les agradezco la oportunidad de conversar hoy con ustedes y ver de primera mano a qué se parece un futuro caracterizado por la igualdad, la paz y la justicia.