Alocución de Michelle Bachelet al Centro de Mujeres de Sakai

Fecha: 12 Nov 2012

Alocución de Michelle Bachelet al Centro de Mujeres de Sakai, Japón. 14 de noviembre de 2012.

[Cotejar con el texto pronunciado.]

Buenas tardes. Es un placer estar hoy aquí con ustedes. Quiero agradecer a las principales organizadoras de este evento, la Sra. Noriko Yamaguchi, Asesora honoraria de la Oficina de enlace de ONU Mujeres en Japón, y la Sra. Sumiko Takiguchi, Directora del Centro de Mujeres de Sakai. Rindo homenaje al excelente trabajo que lleva a cabo el Centro de Mujeres para ofrecer capacitación a mujeres de todas las edades. Agradezco al Centro de Mujeres de Sakai y a la ciudad de Sakai por la hospitalidad brindada a la Oficina de enlace de ONU Mujeres en Japón.

Ha sido ésta una visita espléndida a Japón. Tuve el honor de participar en la impresionante ceremonia de iluminación de la Torre de Tokio para llamar la atención sobre la importancia de poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Tuve la oportunidad de reunirme con funcionarios del Gobierno y discutir acerca de la importancia de nuestra asociación y de las maneras en que podemos avanzar. También me reuní con líderes del sector privado. Japón es uno de los principales socios de los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres, que tienen como meta hacer avanzar el empoderamiento de las mujeres y sus oportunidades en el mercado laboral. Veo que hoy están presentes algunos líderes y les agradezco su liderazgo.

Desde que llegué tuve el privilegio de participar en una ceremonia del té en la escuela secundaria Shibuya. Tengo entendido que Sakai es uno de los principales centros de la ceremonia del té en Japón (Sen no Rikyu). Me ha emocionado la calidez y hospitalidad del país y el conocer más su cultura. Por lo tanto, quiero agradecer al Gobierno y al pueblo de Japón por el apoyo que brindan a ONU Mujeres, y espero continuar con una colaboración fortalecida.

Hay muchas áreas donde podemos trabajar juntos. Ya lo hacemos para erradicar la violencia contra las mujeres y las niñas. De hecho, me informaron que el Alcalde de la ciudad de Sakai fue el primer alcalde del mundo en adherirse a la iniciativa Di NO a la violencia contra las mujeres. En nombre de ONU Mujeres dejo constancia de mi más profunda gratitud.

En mis viajes por el mundo he conocido a muchos líderes y funcionarios gubernamentales, religiosos y comunitarios, y a hombres, mujeres y jóvenes que trabajan arduamente para erradicar la violencia contra las mujeres. Hay un impulso creciente en ese sentido: más de 125 países, incluyendo a Japón, tienen leyes que atienden la violencia doméstica. Japón también tiene leyes relativas a la trata de personas y a la violencia sexual.

En todas las regiones continúa la lucha a favor de la igualdad. De Japón a Alemania, de Malasia a México, de Túnez a Tanzania, en todos los países las mujeres, los hombres y los jóvenes siguen defendiendo la libertad, la igualdad y la democracia.

Todos podemos enorgullecernos de las barreras superadas en los Juegos Olímpicos de Londres: por primera vez en la historia de las Olimpiadas, las mujeres compitieron por todas las naciones participantes en todas las categorías. Las 104 naciones participantes tenían mujeres en sus equipos. Esto fue un nuevo récord mundial.

El mundo de los deportes es una parte importante e inspiradora de nuestro mundo. Es un placer para mí hoy estar aquí con el equipo de fútbol femenino de la Liga Juvenil Nadeshiko de Japón. Además es un orgullo anunciar que ONU Mujeres se está uniendo al Comité Olímpico Internacional (COI) para promover la participación de las mujeres en los deportes y alentar el empoderamiento de las mujeres en los deportes.

ONU Mujeres y el COI se apoyarán en esta asociación para difundir mensajes conjuntos en materia de igualdad de género durante el Día Internacional de la Mujer el próximo mes de marzo y el Día Olímpico el 23 de junio. También colaboraremos con otras asociaciones deportivas como la FIFA, la Federación Internacional de Natación y los Juegos Olímpicos de la Juventud de modo de centrar las cuestiones sociales mundiales en la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y de las niñas.

Nuestros trabajos conjuntos promoverán la equidad de género en los deportes y utilizarán los deportes para promover la igualdad de género en las comunidades. Hay pruebas contundentes de la relación entre la participación en un deporte y una mayor autoestima y capacidad de liderazgo. Los programas deportivos pueden mejorar el proceso de empoderamiento, desafiando las normas de género, reduciendo las restricciones y ofreciendo mayor movilidad a las niñas y a las mujeres, así como el acceso a los espacios públicos y más oportunidades de desarrollo físico, intelectual y social.

Los deportes también pueden dar a las niñas y a las mujeres poderosos modelos de conducta, un mayor sentido de las posibilidades, de las capacidades y de la experiencia de liderazgo que pueden usar durante todas sus vidas. Cuando se ve participar a las atletas en eventos deportivos de alto nivel como las Olimpiadas, se cambian las opiniones masculinas y femeninas de las capacidades de las niñas y de las mujeres. Un ganador de una medalla olímpica o un campeón mundial estimulan el orgullo y la unidad nacional y dan un sentimiento de logro. Cuando el atleta es una mujer, ella es la muestra viviente de lo que es posible alcanzar para las mujeres. Las mujeres de todo el mundo merecen igualdad de condiciones. Esto es verdad en los deportes y en el mercado laboral.

Como ya he mencionado, Japón es un líder en lo relativo a los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres. De los 466 firmantes, 157, o sea un tercio, son empresas japonesas. Esto es fantástico. Hay ahora una base mucho más sólida para los Principios dentro de la comunidad empresarial japonesa y esperamos fortalecer nuestra colaboración para alentar a las compañías que ya han suscrito la Declaración de apoyo a tomar medidas concretas de integración e implementación de los siete Principios. Sería estupendo ver a más empresas japonesas utilizar esos Principios como marco para analizar las políticas, las prácticas y las iniciativas existentes, y sería una fuente de inspiración para crear nuevas iniciativas.

Al establecer metas y objetivos concretos, así como marcos de monitoreo e información, las empresas pueden hacer el seguimiento y la evaluación de los progresos. También nos gustaría que las compañías compartiesen la información acerca de los progresos con nosotros de modo que podamos recopilar ejemplos de buenas prácticas para comunicar a otros. Esperamos que el año que viene en estas fechas, por lo menos un 25 por ciento de las compañías participantes haya comenzado a proporcionar información acerca de sus progresos.

En todo el mundo estamos haciendo progresos. Sabemos que la igualdad no es algo que ONU Mujeres o cualquier otra institución pueda lograr por sí sola. La igualdad depende de cada uno y de todos nosotros, desde los gobiernos que cambian las leyes a las compañías que adoptan la igualdad de pagos y oportunidades, a las madres y a los padres que enseñan a su hija e hijo que todos los seres humanos tienen que ser tratados igual, o hasta los atletas que dan pruebas de igualdad y excelencia. Todos somos parte de la solución y ONU Mujeres espera poder trabajar con todos ustedes.

Muchas gracias.