Las mujeres de Malí se hacen oír: ayuda de emergencia, participación en el proceso de paz y justicia para todos

Fecha: 25 Jan 2013

Displaced woman
Una mujer joven desplazada descansa en una habitación en Bamako en noviembre de 2012. Ella sufrió trauma físico y mental después de haber sido secuestrada por hombres armados y violada cerca de su casa en la región de Tombuctú, en abril. Fotografía: ACNUR / H. Caux

“Nuestras mujeres han sido golpeadas, violadas, azotadas, forzadas a formar parte de casamientos polígamos, y quién sabe cuántas cosas más. Han perdido su dignidad, y ¿a qué se reduce la dignidad humana sin la dignidad de las mujeres?” Estas son las palabras de Sophie*, una mujer desplazada que vive en Bamako, capital del país, pero que es originaria de Tombuctú en el Norte de Malí.

Como cientos de miles de personas, Sophie huyó de la violencia impuesta por los grupos armados radicales como Ansar Dine, el Movimiento para la Unidad y Jihad en África Occidental (MOJWA), y Al-Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), que han tomado el control de la parte Norte del país y que aplican una interpretación extrema de la sharia, siendo las mujeres un blanco fácil.

“Somos las primeras víctimas en este tipo de crisis; las mujeres y nuestros hijos”, se lamentó Sophie.

Las mujeres se reunieron en el marco de la Red de Mujeres por la Paz y Seguridad de la CEDEAO (de Malí), con el respaldo de ONU Mujeres, y hacen declaraciones en todas las ocasiones que pueden y cuando se reúnen con líderes. Su mensaje es claro: exigen que se garantice que las mujeres estén sistemáticamente representadas en los diversos comités de negociación, que no haya amnistía para los que han violado y cometido otras formas de violencia, que se restablezca económicamente a las mujeres desplazadas y refugiadas, y que se abra un corredor humanitario de modo de facilitar el suministro de ayuda a los que están aún en las áreas ocupadas.

Sentadas en las carpas tradicionales instaladas en el terreno de la Maison de la Femme et de l’Enfant (Casa de la mujer y del niño) en Bamako, las mujeres desplazadas reiteraron estas exigencias fundamentales durante la visita de la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres Michelle Bachelet a Malí a comienzos del mes.

Michelle Bachelet greets a woman
Michelle Bachelet saluda a una mujer desplazada por el conflicto en el Norte de Malí, 9 de enero de 2013. Foto: ONU Mujeres/DFA Com

Asimismo, realizaron declaraciones con gran emotividad acerca de la situación de extrema violencia que reina en el norte del país. Hay violaciones y casamientos forzados en las ciudades que están bajo el control de esos grupos armados, y las mujeres deben cubrir sus caras y esconderse en busca de protección. También destacaron el costo económico de la crisis.

“Son las mujeres las que generan los ingresos para cubrir la mayor parte de los gastos de la familia y, hoy, estas mujeres no tienen el derecho a comerciar o a ir al mercado a buscar algo que ayude al sustento de la familia”, se quejó Dominique, originaria de Gao. Algunas mujeres hablaron de sus viajes hacia el sur, donde pusieron su vida y la de sus hijas e hijos en peligro. Las dificultades continúan, ya que ahora viven en condiciones precarias en la capital y disponen de muy poco para cubrir sus necesidades.

“Las mujeres sufren a diario porque son víctimas de la violencia de género y de abusos en todas las regiones ocupadas. Una paz duradera que vaya más allá del simple acto de firmar un acuerdo de paz no es sostenible si no está basada en la justicia. Cuando no se investiga las violaciones de los derechos humanos, cuando el clamor de justicia de las víctimas no se oye, hay un alto riesgo de que continúe la violencia”, expresó la Sra. Bachelet durante su charla con las mujeres.

Al día siguiente la Sra. Bachelet llevó el mensaje de las malienses a la sede de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) en Abuja. Los Estados miembros de la CEDEAO están estableciendo una misión internacional de apoyo para Malí. La Sra. Bachelet recordó a la CEDEAO que se necesita justicia y que se ponga fin a la violencia sexual, así como la importancia de la plena participación de las mujeres en la mediación y en la transición para garantizar una paz duradera en Malí.

* Por razones de seguridad, los nombres de las personas mencionadas en este artículo han sido cambiados con el propósito de proteger su identidad.

Las mujeres de #Malí se hacen oír: ayuda de emergencia, participación en el proceso de paz y #justicia para todas/os owl.li/heKZa

— ONU Mujeres/Mulheres (@ONUMujeres) January 29, 2013