La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres insta a lograr un proceso de paz inclusivo y detener inmediatamente los abusos de derechos humanos contra las mujeres en el conflicto en Malí

Fecha: 10 Jan 2013

Afirma que las mujeres son fundamentales para diseñar una hoja de ruta hacia la transición

Abuya, 10 de enero, 2013. Durante su visita a Malí, la Secretaria General Adjunta y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, instó a poner fin a la escalada de violencia y a las violaciones de derechos humanos en los territorios septentrionales, incluida la violencia sexual contra las mujeres, y a garantizar la prestación de ayuda humanitaria sin restricciones. Haciendo mención a la resolución 1325 del Consejo de Seguridad, exhortó a las y los líderes de alto nivel y a todas las partes a incluir plenamente a las mujeres en todos los procesos establecidos para abordar la crisis y restaurar en su totalidad el orden constitucional y la integridad territorial de Malí.

Las Naciones Unidas respaldan los esfuerzos a favor de la paz y la seguridad en la región del Sahel, que actualmente atraviesa serias dificultades humanitarias, políticas y de seguridad, agravadas adicionalmente por la presencia de grupos armados y violaciones devastadoras de los derechos humanos.

Malí está sufriendo la peor crisis alimentaria, política y de seguridad de su historia. Desde el golpe militar de marzo de 2012, la ocupación de las regiones septentrionales ha ido progresando y provocado el desplazamiento de más de 400.000 personas. La violencia sexual se está utilizando para esparcir el miedo entre la población, y mujeres y niñas se convierten en el objetivo por desobedecer reglas impuestas por los rebeldes, quienes instauran una versión radical de la Sharia.

Se pudieron escuchar ejemplos de estas violaciones en los debates mantenidos con mujeres desplazadas internamente y activistas de la sociedad civil, que fueron el motivo fundamental del viaje de un día de la Sra. Bachelet a Malí el 9 de enero.

En sus reuniones con líderes de la sociedad civil y de altas instancias del gobierno, la Sra. Bachelet destacó que las mujeres malienses deben formar parte esencial de todos los esfuerzos encaminados a restaurar la democracia, diseñar y llevar a cabo un proceso político y prepararse para las elecciones. Asimismo, enfatizó que la paz duradera, la democracia y el desarrollo sostenible exigen un diálogo nacional inclusivo e hizo un llamado a favor de la justicia para aquellas y aquellos que han sufrido la violencia.

“Las mujeres están sufriendo cada día, ya que son víctimas de la violencia de género y de abusos en todas las regiones ocupadas. La paz duradera que trasciende el simple acto de firmar un acuerdo de paz no es sostenible si no asienta sus raíces en la justicia. Cuando no se investiga las violaciones de derechos humanos, cuando no se escucha a las víctimas que piden justicia, los riesgos de que reaparezca la violencia son muy altos, afirmó Michelle Bachelet. “Hay un proverbio bambara que dice así: Bolondiokelente se kafoitaa, y quiere decir que cuando la gente trabaja junta se consiguen más cosas. La consolidación de la paz es un buen ejemplo de ello. Las mediaciones de paz, los acuerdos de paz, y la consolidación de la paz necesitan la plena participación de las mujeres, añadió.

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres reafirmó su mensaje, transmitido al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en noviembre, de que existe una necesidad urgente de aprobar medidas específicas para proteger los derechos de las mujeres y prevenir y detener la violencia contra las mujeres y las niñas y los niños, y que deben asignarse fondos a las reparaciones, al cuidado y al empoderamiento de las sobrevivientes.

En Malí, ONU Mujeres presta su apoyo al despliegue de unidades que aborden la violencia de género y la creación de un grupo nacional de psicólogas y psicólogos que ayuden a las mujeres tanto en zonas ocupadas como no ocupadas. Además, ONU Mujeres continuará respaldando el diálogo político inclusivo y amplio y defenderá la participación de las mujeres como parte integral de la transición. Para dar impulso a esta agenda, la Sra. Bachelet presentó un programa de capacitación para mujeres sobre mediación y gestión de los conflictos, al que asistieron parlamentarias y mujeres líderes. ONU Mujeres se compromete a asegurar que las voces de las mujeres de Malí sean escuchadas y se tomen las medidas oportunas.

Hoy, en Nigeria, en la última parte de su viaje a África Occidental, la Sra. Bachelet se ha reunido con comisarias y comisarios de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO) para comunicar el mensaje de las mujeres malienses. Ha aprovechado para subrayar que la justicia y la participación del pueblo de Malí en la mediación y la transición, incluido el liderazgo y la plena participación de las mujeres, son fundamentales para construir un futuro sostenible en el país.

Enlaces relacionados: