ONU Mujeres - Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres

De la actuación a la acción: una travesía para terminar con el acoso en el transporte público en Egipto

Date: 27 February 2013

“Todas las mañanas siento el peso sobre mis hombros por tener que tomar el microbús para ir al trabajo, que me queda a una hora de casa”, dice Zeinab que reside en El Cairo. “Me acosan todos los días. ¿Será posible alguna vez tomar el autobús sin correr riesgos?”

Egyptian woman looking through the window 

Una mujer egipcia mira por la ventana del microbús en El Cairo, Egipto, donde muchas mujeres usan microbuses atestados de gente y sin asientos para todas y todos. Foto: ONU Mujeres/Fatma Elzahraa Yassin. 

La inquietud de Zeinab es común a muchas egipcias quienes sólo quieren llegar a sus trabajos de manera segura, caminar sin miedo por las calles de la ciudad, usar el transporte público sin que se les acose o simplemente disfrutar de su libertad personal.

Según el primer estudio gubernamental realizado a nivel nacional sobre el acoso sexual en Egipto, el 86,5 por ciento de las egipcias no se siente en seguridad en los transportes públicos. Este estudio, titulado “Métodos y herramientas para poner fin al acoso sexual en Egipto”, fue patrocinado por ONU Mujeres y por el Consejo Nacional de la Mujer conjuntamente con el Instituto Nacional de Planificación y Centro Demográfico de El Cairo. El estudio indica que el transporte público ocupa los primeros lugares en la lista de espacios no seguros, y ocupa el segundo lugar en donde ocurre el acoso sexual, siendo la calle la que ocupa el primer lugar.

Las últimas noticias apuntan a que hay una tendencia cada vez mayor de violencia contra las mujeres en los espacios públicos. Se han denunciado varios incidentes en diversas áreas, inclusive en la Plaza Tahrir donde, hasta 2011, las mujeres se podían expresar libremente con toda seguridad.

“Yo iba a la Plaza Tahrir casi todos los días durante los 18 días de la revolución, pero ahora tengo miedo de ser agredida sexualmente allí. No se trata ya de la plaza; hoy es necesario adoptar una ley tipificando el acoso sexual como delito”, expresó una de las muchachas recientemente agredida sexualmente en la Plaza Tahrir.

El acoso sexual no está actualmente definido en la ley egipcia y ONU Mujeres ha estado promoviendo enmiendas legislativas y trabajando con sus socios para lograr un modelo de ciudad segura en El Cairo.

Dentro del marco de la iniciativa mundial Ciudades Seguras,[i] ONU Mujeres lanzó una “campaña del tránsito” en El Cairo en noviembre de 2012. Dicha campaña se sirve de las artes escénicas con el objetivo de llamar la atención y alentar medidas contra la violencia, con el fin de eliminar todas las formas de acoso en el transporte público.

La campaña trabaja conjuntamente con tres grupos de jóvenes: ImprintNoon y Nefsi.

Noon usa el teatro interactivo en los vagones del metro, pero con una diferencia: recrean incidentes reales de acoso sexual, sin revelar a los pasajeros que están viendo una representación teatral.

Recientemente, un ajetreado lunes de mañana, la escena comenzó con tres amigas que se encuentran en el metro, una de las cuales está muy afectada porque fue acosada en el autobús antes de subir al metro. Después de contar su historia con mucha emoción, las actrices se dirigieron a las/os pasajeras/os y les pidieron que expresasen su opinión. ¿Quién tenía la culpa? ¿Cuál es la solución?

Con estas representaciones interactivas muestran la realidad del acoso que no se ha denunciado durante años. Sólo al momento de salir del vagón para subir a otro los actores y las actrices revelan a las/os pasajeras/os que lo que vieron era una representación teatral. “Queremos que las personas hablen del acoso sexual y que nos ayuden a encontrar soluciones a este problema”, indicó Heba Ahmed, miembro de Noon.

Imprint inició una campaña de concientización individual en las plataformas del metro, creando conciencia e instando a los pasajeros a afrontar el acoso sexual.

“Dado que el metro del Cairo atrae a todo tipo de personas de distintos niveles socioeconómicos, decidimos crear un entorno seguro donde podamos crear conciencia sobre el fenómeno, esperando poder erradicar la violencia en el metro y en las calles de la ciudad”, señaló Nihal Zaghloul, cofundadora de Imprint, que trabaja muy de cerca con la administración del metro y con la policía.

Nefsi, por su parte, atacará el tema desde otra óptica: trabajará en una estación de autobuses en el mismo centro del Cairo para sensibilizar a los conductores acerca del rol que tienen a la hora de impedir el acoso y de los beneficios que representan que su autobús sea considerado “libre de acoso”.

The flyer used by Nefsi in its human chains against sexual harassment initiative
La pancarta que usa Nefsi en sus cadenas humanas contra el acoso sexual dice: “Quiero utilizar el autobús sin que nadie me acose”. Imagen por cortesía de Nefsi.

También trabajará con los pasajeros, en especial con las mujeres, para alentarlas a denunciar todas las formas de acoso a los conductores para que éstos tomen medidas inmediatas. Asimismo se espera que los conductores pongan adhesivos en los asientos mencionando la línea telefónica para hacer denuncias y la de la Oficina del Ombudsman en el Consejo Nacional de la Mujer. La Oficina del Ombudsman se ocupa directamente de las denuncias y puede dar asistencia jurídica a las mujeres.

 

La campaña de tránsito tiene como objetivo poner fin al acoso del que son víctimas a diario las mujeres como Zeinab, y revertir la indiferencia y la pasividad características de sus viajes diarios. “A veces tengo que permanecer callada cuando me acosan para evitar la crítica social, pero ya estoy harta. Ya no seré más pasiva”, expresa Zeinab. “Si yo no me defiendo, nadie vendrá a ayudarme.”


[i] Ciudades seguras libres de violencia contra las mujeres y las niñas es un programa mundial que comenzó en 2010 en cinco ciudades piloto en India, Ecuador, Rwanda, Papúa Nueva Guinea y Egipto. Es parte de la iniciativa mundial Ciudades Seguras y tiene como objetivo crear conciencia entre el público en general para hacer que las ciudades y las comunidades sean más seguras para las mujeres y las niñas. A través de diversas actividades, se espera conseguir que el público sea más sensible a la violencia contra las mujeres y las niñas en los espacios públicos, ayudando así a prevenirla.